La Provincia
Sábado 04 de Julio de 2015

Unos 61.000 afiliados al PAMI podrán elegir a su oftalmólogo

Cada médico tendrá la posibilidad de atender pacientes a través de la obra social. Fue luego de la infección de 11 personas en Castroviejo 

Hay 61.000 afiliados al PAMI en Paraná y en los Departamentos Diamante, Tala y Gualeguay que podrán elegir a su oftalmólogo. La obra social de los jubilados alcanzó un acuerdo con la Asociación Entrerriana que nuclea a esos médicos especialistas para que cada uno, de manera voluntaria, pueda optar por ser prestador. Hasta la primera semana de mayo, esos pacientes eran atendidos en el Instituto Castroviejo de la capital provincial, que realizaba un promedio de 120 intervenciones quirúrgicas mensuales. La infección en los ojos de 11 pacientes en un mismo día –algunos de ellos perdieron la visión– provocó la suspensión provisoria del servicio y hay una investigación judicial al respecto.

Carlos Alonso, director del PAMI en Paraná , y Norberto Fornari, jefe del Departamento Médico, dieron a conocer el nuevo mecanismo que ya está en marcha para la atención de los afiliados. Lo primero que destacaron fue el acuerdo alcanzado con la Asociación Entrerriana de Oftalmología donde liberaron a cada especialista a que pueda firmar un convenio directo y voluntario con la obra social. 

“Los afiliados tendrán la oportunidad de elegir a su oftalmólogo y el PAMI migrará la población que tenía el Instituto Castroviejo, a otros prestadores”, destacó Alonso y explicó que a partir de ahora, si por alguna razón el paciente no está contento con el profesional, podrá cambiar por otro una vez al año o a los seis meses la primera vez. “Quienes quieran seguir con Castroviejo lo van a poder hacer ya que no se lo dio de baja, sino que está suspendido provisoriamente. Esto es así hasta tanto la Justicia provincial o una autoridad competente, acrediten la competencia del Instituto para poder operar a pacientes del PAMI”, sostuvo el titular de la obra social. 

La incorporación de nuevos oftalmólogos, si bien se alcanzó el acuerdo, no es tan sencilla. Al momento ya brindan sus servicio los doctores Lucas Altavista, Eduardo Ravera y Walter Briggiler. Para el proceso de acreditación como prestador del PAMI deben contar con un consultorio habilitado, presentar los títulos, la condición frente a la AFIP y la apertura de una cuenta en el Banco Nación entre otros trámites y por eso, el proceso para ampliar la cantidad de médicos puede demorarse un tiempo más. “Hasta tanto eso suceda, esos profesionales ya trabajan de manera anticipada”, agregó Alonso.

Para cada prestador no va a existir un tope de pacientes a atender, salvo que así lo disponga él mismo por lo que la elección del afiliado será plena. 

Aquellos que tengan urgencia de un oftalmólogo en estos días, deben acercarse a las oficinas de la obra social con la derivación de un profesional, médico de cabecera o especialista. “Cuando tengamos la oferta completa, haremos un reempadronamiento. Por eso, quienes no necesiten una atención al momento, les pedimos que tengan paciencia a que los convoquemos en la sede de Galan 1233”, aclaró Alonso.

Apertura e investigación

De los 61.000 pacientes que tenía asignado el Instituto Castroviejo, unos 30.000 eran de Paraná y el resto de los tres departamentos mencionados. Como la Asociación Entrerriana de Oftalmología cuenta con médicos en el interior de la provincia, también en diferentes ciudades se abrirá la posibilidad para que los profesionales de allí, trabajen con PAMI y lograr así una prestación más oportuna y cercana con el afiliado. “Es muy buena noticia. La Asociación entendió que era una necesidad y abrió el juego”, destacó el titular de la obra social. 

El 7 de mayo, 11 pacientes se infectaron luego de una intervención quirúrgica de cataratas en Castroviejo. Fue con una bacteria grave que se llama pseudomona. Según contó Alonso, la evolución de esas personas ha sido dispar: algunos perdieron la visión total del ojo intervenido, otros ven luces y sombras, y hay quienes cuentan con un pronóstico de posible recuperación parcial. 

“Lo que sí podemos decir, y está constatado, es que la doctora Alejandra Desio –del Instituto Castroviejo– cuando conoció la infección, hizo lo que rige el protocolo, que es sacar la lente y realizar una acción medicamentosa inmediata. Así está indicado. La evolución de cada paciente varía según el organismo”, sostuvo Alonso. Contó también que el PAMI realizó auditorías con personal de Buenos Aires, tomaron muestras de las lentes y otras sustancias que la obra social provee, con ellas realizaron cultivos y los resultados fueron negativos. 

“Con esto quiero decir que la pseudomona no estaba presente en las lentes, ni en las sustancias viscoelástica que proporcionamos. La Unidad Fiscal de Investigación del PAMI tomó intervención y realizó una denuncia en la justicia provincial. La misma sigue en una etapa de investigación que todavía no terminó”, remató.

Nueva modalidad para la retribución

Según explicó Alonso, la Justicia entrerriana aún no se expidió sobre lo que sucedió en el Instituto Castroviejo de Paraná, ni en cómo se originó el contagio de 11 pacientes con una bacteria que le provocó la ceguera en el ojo intervenido a varios de ellos.

La obra social de los jubilados no inició ninguna acción judicial porque se halla visto afectada o porque tuvo un perjuicio. Lo que realizó la Unidad Fiscal de Intervención, fue una denuncia por los afiliados y sus lesiones, explicó el funcionario.

En 2013, el PAMI dispuso un cambio en la metodología para la retribución a los prestadores. Antes se les pagaba un monto total independientemente de la cantidad de pacientes que atendían. Desde entonces realiza un adelanto financiero a cuenta de las intervenciones que se brinden cada mes y en función de la población asignada. A los 60 días, abona el excedente o el ajuste por aquellas acciones médicas realizadas. 

No tiene el mismo costo una operación, que la atención para la receta de lentes nuevos. Según explicó Alonso, la tasa esperada para pacientes que se atienden para hacerse fondo de ojos o medir una presión ocular es de 18 a 20 personas, cada 1.000 afiliados. 

Pero para las operaciones de cataratas, el cálculo es de dos personas por 1.000. “Castroviejo hacía un promedio de 120 cirugías por mes y a veces más”, contó. Una de esas intervenciones tienen un costo, para el PAMI, de 5.700 pesos y la obra social además, provee la lente y la sustancia que se necesita. Es decir, se trata de un monto mensual cercano a los 684.000 pesos.

Detalles de la noticia

* El PAMI alcanzó un acuerdo con la Asociación Entrerriana de Oftalmología para que cada médico, de manera voluntaria e individual, pueda optar por ser prestador de la obra social.

* Los afiliados podrán optar por el oftalmólogo que quieran siempre que esté dentro de la cartera de prestadores y si por alguna razón les parece que no fueron bien atendidos, a los seis meses o al año, podrán cambiarse por otro. 

* Oftalmólogos del interior provincial también podrán sumarse con el PAMI.

* 120 - Es la cantidad de operaciones en los ojos que realizaba, a través del PAMI, el Instituto Oftalmológico Castroviejo de la capital provincial frente a un universo de 61.000 afiliados. 

* El 7 de mayo fueron operados de cataratas en Castroviejo, 11 pacientes que se contagiaron con una bacteria. Algunos perdieron la visión del ojo intervenido, otros ven sombras y luces, y hay quienes cuentan con un pronóstico de posible recuperación parcial.

* Hay una investigación judicial en curso para determinar qué ocurrió y si hubo mala praxis.

* PAMI suspendió de manera provisoria a Castroviejo hasta que la Justicia se expida o una autoridad certifique que puede volver a operar a sus afiliados. 

 

Comentarios