Tránsito
Jueves 02 de Febrero de 2017

Unos 50 tarjeteros ya se organizan para controlar el estacionamiento

La comuna de Paraná apuesta a llegar a 100 trabajadores por turno para poder establecer el aparcamiento medido. Ayer realizaron una reunión y avanzaron en los aspectos legales. Están prontos en conformar una cooperativa

Eran unos 50 los tarjeteros de Paraná que se reunieron ayer a la siesta en el Juan L. Ortiz. Es la Municipalidad la que empuja para la conformación de una cooperativa a la que luego contratará para el control del futuro estacionamiento medido. En la instancia unificaron algunos criterios y se dieron a conocer los pasos necesarios para avanzar en el proyecto.

La lista de tarjeteros de Paraná que cuidan vehículos en la calle data de hace más de 10 años. Hay anotados 200, pero no significa que esa sea la cantidad que hoy presta su servicio de manera efectiva. Ayer, en la reunión participó medio centenar y estimaron que son unos 70 los más interesados en avanzar con la cooperativa. El estacionamiento medido, para el Ejecutivo de la comuna es casi un hecho. Al parecer, aún faltan aceitar varios aspectos, como determinar la cuadrícula exacta de las calles en las que se deberá pagar para dejar un auto, como así también la conformación de esa organización de trabajadores que ayer apuntalaron.

En la reunión se discutió hasta los papeles y los pasos que se deben dar en los próximos días para alcanzar el proyecto, aunque se dijo que requieren varios meses para que se registre a la cooperativa como tal. De todos modos había quienes no descartaban una especie de habilitación provisoria que les permita iniciar con las tareas.

Una vez que terminó el encuentro, UNO habló con Rubén Amaya, de Servicios Públicos, quien estuvo al frente de la instancia. Dijo: "Venimos trabajando desde hace meses en conformar un grupo, y no es fácil. Hay mucha diversidad, son personas que no están acostumbradas a formar parte de una organización y eso lleva a que el trabajo sea más complejo".

Amaya aseguró que la conformación de la cooperativa es una decisión del intendente, Sergio Varisco. "Cuando se lance el estacionamiento medido vía celular, la figura de la cooperativa es la que va a contratar la Municipalidad, con la que se va a hacer un acuerdo laboral y económico para que sus socios sean los encargados de controlar que el auto estacionado esté debidamente en condiciones y habilitado para hacerlo en determinado lugar", sostuvo Amaya, y agregó que los tarjeteros que conformen esta organización no estarán autorizados a cobrar, sino que todo será en forma automática. Explicó: "Si llega alguien de Santa Fe, por ejemplo, que no tiene cargado en el celular el saldo para el estacionamiento, podrá ir a una farmacia, un kiosco, una estación de servicios o una tómbola, que son los locales a habilitar, para comprar las horas de estacionamiento. Lo que hará el integrante de la cooperativa es verificar que el auto esté habilitado".

Amaya explicó que al momento calculan que necesitarán entre 80 y 100 tarjeteros por turno; incluso habrá un horario extendido.

Paraná tiene, en la actualidad, 1.300 lugares –o boxes según la jerga–para estacionar. Desde la comuna calculan que podrán alcanzar de manera muy fácil los 2.000 o un poco más. Todo depende de la cuadrícula que finalmente se disponga para tal fin y por eso evalúan aumentar la cantidad de cuadras en las que habrá que pagar para dejar un auto. Cada 100 metros, si se tienen en cuenta los garages, los comercios y otros aspectos, se tienen entre 12 y 15 lugares para aparcar.

Amaya dijo que Varisco y su equipo no quieren incorporar calle Catamarca y estudian la posibilidad de que sea Tucumán una de las elegidas para sumar a las que ya existen.

"Tuvimos que abrir para ese lado frente a la suspensión del estacionamiento en la plaza Mansilla. Además estudiamos la peatonalización de calle México detrás de Casa de Gobierno entre Santa Fe y Córdoba, por lo que ahí también dejará de tener estacionamiento", remató el titular de Servicio Públicos.

Al buscar aumentar los espacios también serán mayores las cuadras destinadas al estacionamiento y esto, al parecer, suma un desafío más: cada tarjetero, según se explicó, deberá controlar entre tres y cuatro cuadras por lo que también todo da a entender que están en la búsqueda de afianzar, apuntalar y hacer crecer esa cooperativa.


***
La luz verde volverá a mediado de mes


La onda verde es una necesidad. Ayer UNO publicó que recorrer avenida Ramírez desde Antonio Crespo hasta avenida De las Américas lleva 20 minutos, el mismo tiempo que viajar desde el Túnel hasta el Puente Colgante de Santa Fe. Consultado Rubén Amaya, de Servicios Públicos, además de reconocer el inconveniente aseguró que para mediados de febrero el problema estará resuelto.

En Paraná la onda verde y la falta de sincronización no solo está dada en su avenida principal, sino también en otras trazas centrales. "Con los semáforos tenemos un problema que no es un cortocircuito, pero para explicarlo el inconveniente está en el secuenciador central. Estamos receteando y no lo podemos hacer por la nuestra porque dejamos sin semáforos a la ciudad", dijo Amaya. En Paraná hay una Central de Tránsito que controla más de 500 equipos y que cuenta, por decirlo de alguna manera, con una gran computadora.

"Además se han chocado semáforos. Para que la gente entienda, para poder restablecer solo el que fue chocado en avenida de las Américas y avenida Ramírez, hay un costo de 30.000 pesos que se debe pagar, no es algo barato", agregó el funcionario.

Dijo también que frente al desbarajuste, decidieron dejar el de Carbó y 9 de Julio de manera intermitente porque era muy largo el tiempo en rojo, y frente al problema retrasaba la onda verde de Carbó, una de las pocas –por no decir la única– que funciona en la ciudad. "Esto tiene solución. Calculamos que a mediados de febrero tendremos a los semáforos normalizados", aseguró.

Comentarios