Policiales
Viernes 28 de Octubre de 2016

Una testigo incriminó al acusado por el asesinato de Alejandro Comas

Este viernes comenzó el juicio por el homicidio ocurrido hace 13 años en Paraná. Héctor Albornoz es el acusado. La víctima recibió 52 puñaladas durante un supuesto rito religioso.

Este viernes comenzó el juicio por el homicidio de Alejandro Comas, ocurrido hace 13 años en Paraná. Héctor Albornoz es el acusado por el horrendo crimen del joven que por entonces tenía 28 años y murió luego de ser atacado con 52 puñaladas.
En la primera jornada del debate, una testigo ratificó lo que ya había dicho hace muchos años: que aquel 14 de junio de 2003 vio a Albornoz junto a Lucas Núñez ensangrentados y riéndose de que habían matado a una persona. Dijo que luego fue amenazada ella y su familia por el sospechoso y que, pese al temor, se había animado a declarar luego de ver en televisión a Ramona, la madre de la víctima, pedir justicia para su hijo. Núñez estaba como testigo en el juicio, pero murió en 2009.
Muchos se refirieron a la participación de Alejandro en un grupo que practicaba la religión umbanda, por lo que se sospechaba que el crimen sangriento podría haber sido parte de un ritual, una especie de ofrenda como hacen con animales, pero en las declaraciones de este viernes no hubo indicios claros que confirmaran esta hipótesis.
Mario Comas, el padre de Alejandro, se descompuso cuando ingresó al salón de audiencias y terminó internado. Ramona, junto a su hija, otros familiares e integrantes de la Asociación Vida Entre Ríos, presenció el primer día de testimoniales.
El cuerpo de Alejandro fue hallado en los bañados del barrio Paraná XVI, desnudo, con 52 puñaladas y sin sangre. La noche anterior había salido de su casa, en Anacleto Medina, para ir a la de una amiga. El recorrido que hizo aquella madrugada hasta que se topó con su asesino, intentó ser reconstruido con los testigos que lo vieron en distintos momentos.
El primero en declarar fue Mario Adrián Comas, hermano de la víctima. Sobre las prácticas religiosas de Alejandro y sus amigas, contó: "Eran amigos y practicaban el rito umbanda, hacían reuniones en un lugar dirigido por un pai, un tal Ángel, iba con las amigas".
El supuesto pai Ángel Pérez, a su turno, dijo que sobre el hecho no sabe nada y recordó lo que hizo esa noche, hace más de 13 años: "Mi invitaron a comer a la casa de Sandra Zárate, como no había nadie me volví a mi casa con mi pareja, nos quedamos porque hacía frío, miramos una película y un programa de televisión, y nos dormimos. Al día siguiente me entero del caso. Me llaman y me contaron: 'Asesinaron a Alejandro'.Fuimos y nos enteramos". Consultado sobre se hacían sacrificios, aseguró: "Nunca".
La crónica completa de la primera jornada del juicio se podrá leer en la Edición de Diario UNO de este sábado.

Comentarios