La Provincia
Miércoles 20 de Abril de 2016

Una tarde de pedidos “urgentes” por trabajo y salud a San Expedito

El agradecimiento al santo de las causas inmediatas no se le escapó de la boca a ninguno de los fieles que llegaron ayer hasta la capilla San Martín de Porres de Anacleto Medina. “Acá la gente aprendió a luchar”, dijo el cura Brusa

El barrio Anacleto Medina de Paraná se llenó de fieles que llegaron hasta la capilla San Martín de Porres para agradecerle al santo de las causas urgentes. Hubo una procesión de casi dos cuadras –quizás un poco más– y demostraciones de agradecimientos que se juntaron a los pedidos de trabajo y salud. Se trató de una celebración que ya es una tradición en este barrio popular de la capital provincial.    

Poco después de las 18 de ayer, inició la procesión en la intersección de San Martín de Porres y Los Yaros. La encabezó la imagen de San Expedito y luego fue la misa. Este año el lema escogido para la novena y fiesta del patrono de las causas urgentes fue Misericordiosos como el Padre y al igual que cada 19 de abril los fieles participaron con fe, alegría y agradecimiento. 

Germán Brusa es el cura que está a cargo de la capilla y minutos antes de que inicie la procesión, cuando se leían las últimas intenciones, dijo a UNO: “Vienen desde muchos lugares, no solo del barrio. Dios eligió esta capilla como santuario y  la gente viene acá a manifestarse con su corazón y con situaciones difíciles; acá encuentran paz y Dios le da eso, y se lo da ya, como dice San Expedito”.

A los costados por donde pasó la procesión, las imágenes y estampitas del santo que tenían una oración atrás costaban 10 pesos y había varios puesteros en la búsqueda de alguna moneda que les salve el día.  

“Sí. Piden por trabajo y por salud, pero sobre todo por un cambio en la vida. La gente viene a pedir eso y lo hace por situaciones familiares, por problemas de adicciones, por cosas que les pesa , es lo más impactante. Después vienen las necesidades como el trabajo y la salud, pero lo que más impacta es la gente que quiere cambiar su vida”, reflexionó Brusa. 

Agregó que hay personas que están heridas por hechos de violencia sufrida y quieren o necesitan sacarse esos males. “Vienen a que Dios les quite eso que otros les generaron y San Expedito les responde, se van de acá llenos de Dios”, reafirmó.  

Lo cierto es que la procesión no fue solemne y eso no le quitó el sentimiento que muchos le pusieron, por el contrario. Hubo cantos, aplausos y vivas por San Expedito además de los rezos. Había chicos de la zona que justo salieron de la escuela y acompañaron a la columna de fieles como si fuera un juego.   

Anacleto Medina es un barrio complejo. “Hay muchos trabajadores, es una zona de laburantes; y lamentablemente lo que sale en los medios es por dos o tres. Acá hay que sacarse el sombrero por la gente que para mandar a los pibes a la escuela y darles de comer hacen todo tipo de trabajos, hay amas de casa, hay quienes recolectan residuos; acá la gente aprendió a luchar y a ayudarse entre ellos”, remató Brusa. 

***
La alegría de la fe 



Gladis, Alicia, Verónica y Teresa son amigas y devotas de San Expedito. Viven en barrio El Thompson y Puerto Nuevo de Paraná. Las cuatro llegan juntas cada año a la capilla del barrio Anacleto Medina para pedir por salud para ellas y para sus familiares. También fueron para agradecer por la vida y por la fuerza que les da el santo en el día a día.

Muchos de los fieles que participaron también pidieron por trabajo o para agradecerlo; hubo madres cuya intensión fue que sus hijos aprobaran materias de la escuela y de la Facultad.

***

Salir adelante



Stella Maris y Claudia también llegaron a agradecerle al santo de las causas urgentes. 

Claudia es de Santa Fe y trabaja en Paraná. Pidió por su familia y por aquellos que están inundados para que la situación mejores.

Stella Maris contó a UNO que tuvo un problema grave de salud y que San Expedito intercedió por ella. “La mejor forma de agradecerle a San Expedito es propagar su fe y su creencia, es difundir su historia”, dijo.

Otros pidieron por calmar algún dolor o tristeza y poder salir adelante   

***

Para compartir en familia



Jazmín tiene 4 años y quería una foto con la imagen de San Expedito que alguien le regaló. Mirta es su abuela y contó que desde hace mucho que las dos participan de la procesión y de la misa en Anacleto Medina. 

Con alegría, pidieron por trabajo, por los inundados y por salud para su familia. 

Junto a ellas, hubo unas dos cuadras de fieles en la procesión.

Comentarios