Downhill skateboarding
Jueves 05 de Enero de 2017

Una tarde en patineta por Bajada Grande

Algunas calles del barrio son ideales para descender rápido y cortar en las curvas. Vecinas y vecinos conviven con los deportistas en las largas sesiones de Downhill skate.

Los vecinos de Bajada Grande se fueron acostumbrando a ver como un grupo de muchachos se deslizan con sus tablas por las calles que comparten con un montón de autos, motos y colectivos.

Ayer a la tarde, aprovechando que la lluvia de la mañana limpió la arena del asfalto, un grupo de amigos volvió a patinar frente a la miradas de las señoras que aprovecharon para tomar unos mates en la puerta de sus viviendas.

Un vecino, de los históricos, cerca de las siete de la tarde se decidió y abrió una cerveza helada. Lo acompañaban su mujer, sentada a un costado y al otro el padre Orlando Matiassi que, jubilado, se quedó a vivir en la zona.

Minutos antes de que comience la sesión, Octavio y Agustín Álvarez, los hermanos que tienen 5 y 11 años, salieron de casa junto a su mamá para visitar a sus abuelos. Los dos llevaron sus tablas. Al parecer es una costumbre entre los gurises del barrio.

"Les encanta andar en skate. Acá parece que está de moda. Todos quieren andar en skate", contó la madre mientras subía una vez más la cuesta hacia el pasillo de la iglesia.
hermanos.jpg
Los hermanos Álvarez viven en Bajada Grande. Foto <b>UNO</b>. Juan Ignacio Pereira.
Los hermanos Álvarez viven en Bajada Grande. Foto UNO. Juan Ignacio Pereira.
En la bajada de avenida Estrada las jornadas de entrenamientos son extensas y extenuantes.

El año pasado, antes de lesionarse, Franco Rego el campeón argentino amateur solía divertirse en las bajadas del barrio de pescadores.

Ahora mientras se cura de la rodilla lo acompaña en las salidas a Augusto Ruedas Picciochi que en 2016 se quedó con el título argentino en la categoría Master y ocupó el segundo puesto de la categoría Open.

El campeón nacional fue Santiago González de Neuquén que fue regular durante todo el año y sobresalió entre un grupo de riders que, a nivel país, viene creciendo con pasos firmes.


vecino.jpg
El vecino mira las bajadas en skate. Foto <b>UNO </b>Juan Ignacio Pereira<b>. </b>
El vecino mira las bajadas en skate. Foto UNO Juan Ignacio Pereira.

Desde el Litoral argentino están haciendo sus primeras apariciones en el circuito nacional, Esteban Romero y Hernán Groh, los dos tienen 16 años y todo el futuro por delante.


Tanto en Bajada Grande como en otros puntos de la ciudad suelen entrenar deportistas que llegan desde la vecina Santa Fe para aprovechar las condiciones naturales de la ciudad.


En algunas bajadas consiguen superar los 60 KM/H por lo que se vuelve fundamental utilizar la mayor cantidad de protecciones posibles.


Cascos, guantes y rodilleras son una "obligación" cuando el objetivo es una buena tarde de patín.


En el caso de los niños, para evitar accidentes, es clave que un adulto se contacte con personas relacionadas al ambiente de las tablas para recibir asesoramiento.


Un skate comprado en una juguetería o en el supermercado es muy probable que se rompa rápido y un descenso normal puede ser muy peligroso.


bajada


Las bajadas en skate por las calles de Bajada Grande marcan el ritmo de estos tiempos en donde el interés por los deportes de tablas continúa creciendo.


Además lograron disputarle la calle a los autos, motos y colectivos.


Con estar un par de horas en las bajadas de Estrada alcanza para sorprenderse con la cantidad de vehículos motorizados que suben y bajan todo el tiempo.


Los habitantes del barrio se cruzan con los visitantes que, muchos de ellos, van camino a una de las vistas más lindas del río Paraná.


Por momentos el congestionamiento vehicular es un calco a lo que sucede en pleno centro.


Entonces que las patinetas, las bicicletas o los corredores, ocupen esas mismas calles, por momentos, hacen que se vuelvan más humanas, ganándole espacio a la máquina.








Comentarios