A Fondo
Viernes 30 de Octubre de 2015

Una problemática aún sin solución

Pablo Felizia / De la Redacción de UNO
pfelizia@uno.com.ar


En la Universidad de Buenos Aires hubo un grupo de entrerrianos que participaron, semanas atrás, de un congreso de Médicos de Pueblos Fumigados. Especialistas, científicos, trabajadores de la salud y organizaciones sociales de todo el país, expusieron sobre la problemática. Lo cierto es que asistieron hasta docentes de la provincia que están en la pelea para que las escuelas rurales estén protegidas frente al uso de pesticidas. 

Años atrás, no había información accesible que diera cuenta de la gravedad para la salud de las fumigaciones con determinados productos sobre plantaciones. Pero la voz de alarma comenzó a crecer frente al aumento de casos de cáncer en ciudades cercanas a zonas rurales. Especialistas de todo el país ya se reunieron en tres oportunidades para tratar el problema. Previo a su presentación en ese congreso universitario, el médico familiar y rural de Cerrito, Darío Gianfelici, había dicho a UNO: “En la provincia hay un problema que es el control de las fumigaciones. Los productores recibieron un mensaje de que los agroquímicos son inocuos y hay que fumigar a toda costa porque en eso se basa la riqueza del país. No hay cuidado porque no interesa controlar. Todos los proyectos legislativos de Entre Ríos y de Santa Fe son coincidentes en darles a las secretarías de Producción esa tarea y eso es poner el lobo a controlar a las ovejas”.

La Red Universitaria de Ambiente y Salud - Médicos de Pueblos Fumigados publicó en su cuenta oficial que este año la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció lo que muchos sabían desde hace años: “Los pesticidas que más se utilizan en Argentina producen cáncer. Glifosato y 2.4 D, los herbicidas más consumidos, son cancerígenos humanos. A pesar de ello, 200 millones de litros-kilos de glifosato se consumen por año en la Argentina”, destacaron.

Hace menos de una semana, se conoció otro estudio donde fue expuesto cómo estos productos que se usan, entre otros, en los cultivos de algodón, llegan luego a insumos médicos o íntimos. Fue a partir de una investigación del Espacio Multidisciplinario de Interacción Socioambiental (Emisa) de la Universidad Nacional de La Plata. Los estudios científicos sobre la problemática son cada vez más explícitos y claros; las soluciones, por lo visto, tardan en llegar.
 

Comentarios