A un click
Martes 18 de Octubre de 2016

Una perrita perdió a su mejor amiga y la extrañó por varios días

Pebbles era sólo una cachorra cuando fue adoptada por su nueva familia y conoció a Ruby. Ruby era su nueva hermana pero actuó como una madre con Pebbles y estuvo con ella durante todo su crecimiento. Luego, ellas se convirtieron en mejores amigas y hacían absolutamente todo, pero todo juntas.

Su juego favorito era recostarse una junto a la otra. Pebbles no conocía la vida sin Ruby y estas dos hermanas era realmente inseparables.

Pero un día, Ruby fue diagnosticada de cáncer y murió cuando tenía tan sólo 4 años.


Cuando Ruby no volvió a casa, Pebbles estaba completamente confundida. Ella ya no se recostaba en su sitio favorito como antes y se notaba que estaba destrozada.

La familia conservó las cenizas de Ruby y las pusieron en una mesa junto a su collar. Al respecto, Pebbles hizo algo increíble, tomó la pelota de su amiga – que también estaba en la mesa- y la empujaba pensando que Ruby iba a responder.


Días después Pebbles aceptó que Ruby ya no estaba con ellos y logró superar el hecho. La familia quedó impresionada con su inteligencia e intuición pero por sobre todo con su manera de recuperarse después de la pérdida de su mejor amiga.



Fuente: upsocl.com

Comentarios