A un click
Sábado 19 de Marzo de 2016

Una perra cayó al mar y nadó durante un mes para volver a encontrarse con su dueño

Luna, de apenas un año, había caído al agua a 3,3 kilómetros de San Clemente, ubicada a 80 kilómetros de la costa californiana. El martes pasado les dio la bienvenida a los marineros que trabajan en la isla.

La historia de Luna, un pastor alemán de un año, puede considerarse asombrosa y conmovedora. El pasado 10 de febrero viajaba en un barco pesquero junto a su dueño, Nick Hayworth, y cayó al mar a 3,2 kilómetros de la Isla de San Clemente, a 80 millas de la costa californiana. Tras semanas de búsqueda sin éxito, se la dio por muerta. Sin embargo, un mes después ocurrió el milagro.

La Marina de Estados Unidos había iniciado la búsqueda en la isla tras la declaración de Nick Hayworth, el dueño de la perra. "Dijo que estaba 90% seguro que su perra habría alcanzado la orilla de la Isla de San Clemente", remarcó Sandy Demuninik, oficial de asuntos públicos de la Base Naval de Coronado de la Marina de los EE.UU. Tras una semana de búsqueda y sin rastros del animal, las essperanzas de encontrarla en buen estado se diluyeron casi por completo.

Sin embargo, este martes último, cinco semanas después de su naufragio, Luna apareció con vida "dando la bienvenida" a los marineros que llegaban a trabajar en la isla.

"Vieron a Luna sentada al lado de la carretera moviendo su cola", relató DeMunnik. Les sorprendió encontrarla con vida cinco semanas después de cerrar la búsqueda. El staff de la marina determinó sin duda alguna que Luna era la perra que cayó al mar desde el barco pesquero el pasado mes.

Contactar a su dueño no fue fácil porque "se encontraba en medio de un lago con cobertura pésima de señal cuando le dimos la noticia", comentó el oficial. "Tuvo que hacer todo tipo de acrobacias para conseguir señal, pero estaba en éxtasis, dando saltos de alegría". El mejor amigo de Hayworth se encargará de recoger a Luna y llevarla con su dueño.

Un biólogo del Zoo de San Diego examinó a Luna para analizar su estado. Determinó que el pastor alemán estaba "sana aunque un poco desnutrida".

La supervivencia de Luna ha sido sorprendente y remarcable. La perra tuvo que hacer frente a las pésimas condiciones climatológicas y a la tormenta "El Niño".

"Parece ser que Luna sobrevivió a base de comer sólo ratones durante las últimas semanas", añadió DeMunnik.

Comentarios