Accidente vial
Jueves 18 de Agosto de 2016

Una oficina municipal de Paraná debe 56 meses de expensas

El reclamo llegó a la instancia judicial y la Municipalidad debe pagar 100.000 pesos más interesas y costas

La Municipalidad de Paraná debe allanarse a una demanda de pago de algo más de 100.000 pesos, más intereses, a raíz de una deuda generada durante la gestión de Blanca Osuna. Debe allanarse porque la deuda es real, está certificada, y lo máximo que puede conseguir el municipio es acordar un plan de pago favorable, en varias cuotas.

El administrador del consorcio del Edificio Leo, Santiago Reggiardo, inició un juicio ejecutivo por cobro de expensas comunes por 100.308,95 pesos, más lo intereses que correspondan y las costas del juicio. Se trata de las expensas de una propiedad de 237,65 metros cuadrados, ubicada en el subsuelo del edificio de calle Méjico 449, donde funcionaba una dependencia de Secretaría de Planificación, Infraestructura y Servicios, que estuvo a cargo del arquitecto Guillermo Federik durante la gestión de la intendenta Blanca Osuna. Se deben las expensas comunes desde noviembre de 2010 hasta junio de 2015.

En la presentación ante el juez, Reggiardo aclara que el 21 de octubre de 2015 se intimó a la Municipalidad para lograr el pago de la deuda, sin obtener respuesta alguna. Por eso solicita: "Ordene librar mandamiento de intimación de pago, embargo y citación de remate" contra la demandada por el monto adeudado, más los intereses, los gastos del proceso y las costas judiciales.

***
Parte de "la herencia"


En el área Legal y Técnica del municipio aseguran que no se trata del único reclamo de pago con que se encontraron al asumir. No se trata, dicen, del olvido del arquitecto Willie Federik de pagar la expensas, sino de una metodología frecuente de la anterior administración municipal que ha ido quedando en evidencia.

Sostienen que son varios los casos de deudas impagas que ponen en duda aquella afirmación con la que dejó el gobierno la gestión anterior señalando que no quedan deudas importantes y, también, que en las cuentas bancarias del municipio quedaban abultadas cifras depositadas. "¿Cómo se entiende que si quedaban 400 millones de pesos, no hayan pagado las expensas?", se preguntan los funcionarios del varisquismo.

Lo que dan por sentado es que la intimación del 21 de octubre no fue respondida, tras la derrota electoral del 25 , para dejarle un escollo económico más a Varisco. En el mismo sentido señalan que la situación es, en todo caso, una confirmación de que la actual gestión municipal está haciendo frente a numerosas deudas originadas en la gestión anterior.

Comentarios