Violencia de género
Viernes 10 de Febrero de 2017

Una niña de 13 años se suicidó tras una violación por falta de atención

Se llamaba Luz Villafañez. Vivía en Catamarca. El 11 de noviembre del año pasado salió con una amiga. Cómo no volvió a la hora pactada, la madre fue a hacer la denuncia. "Entre las 12 y la 1 de la mañana fui a hacer una denuncia en el precinto 6, porque justo estábamos en las Mil Viviendas. No me quisieron tomar porque decían que no era algo grave, que no era un secuestro y que los hacía perder tiempo y gasto con los móviles para que aparezca a la media hora", contó la madre de una carta publicada por del diario El Esquiú.


La mujer, siempre según el diario de Catamarca, salió a buscar a su hija y a las 4 de la mañana volvió a su casa para esperar que ella volviera. La chica llegó a las siete y media de la mañana. Estaba "claramente drogada, se notaba a simple vista", escribió la madre.


"La llevamos al hospital de Niños, tenía marcas de chupones en el cuello, pero eran marcas muy fuertes. Ahí la atendió la doctora Sabrina Bollada, lo único que hizo fue hablarle, preguntarle con quién había estado y qué había consumido". La madre pidió que se le hicieran un examen ginecológico, pero le dijeron que no. "Una psicóloga la vio un poco y dijo que no la podía seguir evaluando por el estado en el que estaba, llamaron a la policía pero no pasó más nada", dijo la mujer.


"Les pedía que la internen hasta que esté compensada porque ella ni podía caminar, pero me decían que no, pedí que le hagan un lavaje de estómago y tampoco, me la dieron así para que la lleve a mi casa", agregó.


La chica lloraba y pedí que la llevaran a su casa. Más tarde, le contó a su madre que le habían violado. Y , siempre según El Esquiú, dijo el nombre del responsable. "Pensé primero que podía haber accedido a tener relaciones, pero no que era un abuso. Le comencé a preguntar quién le había hecho eso y primero me dijo 'no lo conocés'. Le dije que me diga el nombre igual y ahí me lo nombró, es un chango de la Alem que anda libre como si nada", declaró la mujer.


Esa noche, Luz se quitó la vida. La autopsia reveló que había sufrido un acceso carnal violento.


Los medios locales informaron que se abrió una causa que, como el agresor tendría 17 años, quedó en mano de la justicia de menores. "Ella no era de salir, no la dejaba porque era chica, solamente iba al centro a veces y volvía al rato. Uno de mis hijos me contó cuando se fue la última vez, que estaba con una chica que se droga. Mi nena me habló de que la llevaron a una joda y le dieron un jugo que tendría pastillas. En esa misma joda la filmaron mientras la golpeaban. Las chicas que hicieron eso subieron el video a Facebook, pero lo sacaron al enterarse que Luz murió", contó la madre.


"Ella no estaba consciente de sus actos, cuando le querían sacar sangre en el hospital no la podíamos acomodar en la camilla. Creo que la médica actuó muy mal, podría haberla hecho quedar, la podrían haber desintoxicado, ayudarla a que esté mejor. No le dieron intervención a ningún otro organismo para tomar medidas. Dentro de mi ignorancia confié en el criterio de ella, ahora mi hija está en el cementerio, pero ella sigue atendiendo y el violador anda suelto como si nada",dijo la mujer.


El lunes su familia marchará por las calles de Catamarca para pedir justicia. "Necesito que me den las respuestas que no me dieron cuando mi hija estaba viva", dijo la madre.


Fuente: Cosecha Roja

Comentarios