San Benito
Sábado 12 de Noviembre de 2016

Una mujer se encadenó para denunciar su despido

La sesión del jueves del Concejo Deliberante de San Benito estuvo otra vez caracterizada por la conflictividad y las acusaciones contra los dirigentes del oficialismo.
En este caso, se hizo presente Analía Verónica Salerno, a quien le fue informado su despido luego de desempeñarse durante 10 años como empleada del Concejo. La acompañaron varios vecinos, ya que la mujer tenía la intención de presenciar la sesión, que es de carácter pública, y eventualmente hacer conocer su reclamo a la sociedad y a los funcionarios.
Ante esta situación el viceintendente y presidente del Concejo, Rubén Palacios, le ordenó al policía que estaba a cargo del operativo de seguridad que impidiera el ingreso al recinto.
Los vecinos denunciaron que con esta decisión se violó la Ordenanza Nº 484/16 del reglamento interno del cuerpo que señala que las sesiones del Concejo serán siempre públicas , salvo que la mayoría resuelva en cada caso que sean secretas, por requerirlo así la índole de los asuntos a tratarse.
Ante esta situación, fuera del recinto, la empleada despedida Salerno, procedió a encadenarse en el mástil externo, sobre la avenida Friuli, y que lo hizo por entender que su cesantía dispuesta por el intendente Ezequiel Donda es injusta. "Me despidieron después de 10 años de trabajo en la Municipalidad, sin recibir jamás un llamado de atención siquiera. Esto obedece a una persecución política", explicó.
Además de los vecinos, acompañó a Salerno el candidato a delegado del Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoyem) Marcelo Castañeda (por la lista de Hugo Vázquez) quien expresó su repudio a la medida de persecución política y se arrojaron panfletos que decían: "Basta de despidos y persecución política, basta de funcionarios ricos y empleados pobres".
Mientras se sesionaba, dentro del recinto, el concejal de Cambiemos Bruno Giménez solicitó: "Así como no dejaron entrar a la gente al recinto, también se tiene que retirar la secretaría de Hacienda Mirta Lago", quien suele asistir a las sesiones, y en este caso debió retirarse del lugar.
Al finalizar la sesión los ediles opositores junto al concejal oficialista Carlos Ramos acordaron con Salerno que entrara al recinto con el acompañamiento de cuatro personas (Fabián Tentor, Marcelo Castañeda, José Alzugaray y Nancy Michelín) para hablar y encontrar una salida a la situación; ya que Salerno manifestó, llorando, que desde que Donda la echó, sin justa causa, en ningún lugar la tomaron para otro trabajo. "Tengo 10 años de antigüedad y Donda me mintió en la cara, ya que mientras me echaban tomaban otro empleado. En las dos últimas semanas tomaron 10 personas más en el municipio; y aparte los funcionarios se subieron los sueldos a cifras exorbitantes, por lo que no hay razón económica ni laboral que justifique mi despido", indicó.
Al finalizar esta reunión acordaron que los concejales y el viceintendente iban a gestionar una audiencia con el intendente para plantearle el tema.
Mientras se producían estos hechos, la custodia policial se reforzó con varios patrulleros presentes en la esquina del Concejo.

Comentarios