La Provincia
Domingo 28 de Febrero de 2016

Una mujer reclama hace ocho años una pensión al Estado provincial

Olga Vilche aportó un expediente con pruebas para que sea avalada su solicitud. La Caja de Jubilaciones rechazó el pedido porque sostiene que se encontraba separada de su esposo. “Son repetidas estas situaciones”, dijo Daniel Elías

Una mujer de Nogoyá le reclama a la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos que le sea aprobada una pensión que está siendo denegada porque el organismo provincial considera que se encontraba separada de su esposo. Olga Vilche, oriunda de Nogoyá, mantuvo una relación sentimental de más de tres décadas con Luis Lares, un exfuncionario de la Policía de Entre Ríos, fallecido en 2008. Como cualquier otra pareja decidieron casarse y tuvieron dos hijos varones, incluso compraron un terreno a través del Banco Hipotecario donde construyeron la vivienda que compartieron hasta la muerte de Lares, donde actualmente reside la mujer. La viuda entregó documentación probatoria al organismo previsional donde demuestra que cuando su marido realizó la solicitud de retiro obligatorio de la Policía de Entre Ríos la designó como familiar con derecho a pensión. 

Otros de los elementos que la denunciante aportó en una declaración cursada el 9 de noviembre de 2015 es una certificación de convivencia conyugal expedida por la fuerza policial acompañada de la declaración de testigos, según pudo conocer UNO. 

Al parecer todos estos antecedentes no fueron suficientes para que la Caja acceda a brindarle el beneficio, una postura que para Vilche no reviste ninguna lógica. Desde su entorno respaldan toda la lucha de la mujer, que se sostiene económicamente trabajando como cocinera de un comedor escolar y presumen que el organismo estatal se habría valido de una circunstancia temporal para rechazar el pedido: sucede que el hombre después de jubilarse consiguió un trabajo por intermedio de su hijo en la localidad de Zárate y por una disposición de la empresa de seguridad que lo contrató estableció allí su domicilio. 

Aseguran que otra de las causas de la negativa podría atribuirse a que estando casados nunca actualizaron sus domicilios particulares; Vilche cambió su domicilio recién hace un año y medio, mientras que su marido inició el trámite cuando se trasladó a Buenos Aires. 

“Es una arbitrariedad”

“Senadores van a hacer un pedido de informe para que conteste sobre esta cuestión el presidente de la Caja de Jubilaciones, porque hoy podés hacer hasta un contrato prenupcial. Si sale negativa la solicitud es muy probable que recurramos al Inadi por discriminación. Es una arbitrariedad total lo que están haciendo”, planteó en una charla con UNO Rodolfo Pérez exfuncionario provincial y que acompaña a la denunciante en esta cruzada. Pérez expresó que en varias oportunidades intentó dialogar con Elías sobre el tema, aunque este nunca lo atendió. Desesperada ante la falta de respuestas, la mujer pensó hasta encadenarse a la Casa de Gobierno como última alternativa.

“Lares tenía deudas y tenía problemas económicos, por eso se va a la casa de uno de los hijos”, recordó Pérez que colabora con la damnificada gestionando trámites y todo lo que pueda servir en su reclamo. 

En su relato el hombre precisó que Lares murió como consencuencia de un infarto, cuando vivía con uno de sus hijos en Zárate. “Lo entierran en Nogoyá, donde ella arrienda un panteón”, consignó. En el punto 11 del expediente figura esta constancia , expedida por el cementerio municipal de Nogoyá y en el que la viuda afirma que anualmente debe abonar la tasa municipal por la utilización de ese servicio. “Arbitrariamente en la Caja le dicen que eran separados, por una norma interna de ese organismo. Ella no puede cobrar el beneficio hasta el día de hoy. Nunca se divorciaron, están casados legalmente. Ella aportó pruebas y testigos, incluso pudo cobrar el seguro de él sin ningún problema. Vivían separados, pero solamente por una cuestión laboral”, detalló.

“Son repetidas estas situaciones”

Consultado por UNO el presidente de la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos, Danie Elías, evitó referirse al caso en particular, pero advirtió que este tipo de reclamos suelen “repetirse” con “personas que están civilmente casadas, pero que al momento de gestionar la prestación advertimos que tienen domicilios distintos”.

“Nuestra ley considera que se pierde el derecho, cuando existe la separación de hecho domiciliaria, este es el primer impedimento”, fundamentó el funcionario provincial. Elías entendió que este aspecto “muestra una declaración voluntaria de separación, de división del hogar familiar y se trata al menos de un impedimento para que accedamos a otorgar el beneficio”.

Comentarios