Accidente vial
Jueves 23 de Junio de 2016

Una mujer que asesinó a su pareja acordó pasar 10 años presa en su casa

Una paranaense logró que la Justicia le permita cumplir la condena por homicidio en su vivienda por tener una hija discapacitada.

Una mujer que reconoció haber asesinado a su pareja cumplirá 10 años de prisión en su casa por ser el único sustento de su hija discapacitada mental.

En un juicio abreviado inédito, la fiscal Matilde Federik y el abogado defensor Walter Rolandelli acordaron que Roxana Mariela Abraham de 40 años cumpla la pena en su vivienda del barrio Cáritas de Paraná.

Todo lo acordado fue aceptado por el tribunal de Juicio y Apelaciones integrado por Ricardo Bonazzola, Alejandro Grippo y Gustavo Maldonado.

Según confesó la mujer, que no tenía antecedentes hasta el hecho, su hija de 22 años depende de ella para todo. Para acreditar tal situación, Rolandelli presentó documentación que demuestra el estado de salud de la joven.

Roxana Mariela Abraham contó ante los jueces que su pareja Pablo Godoy la golpeaba. En ese sentido confesó que estuvo internada en más de una oportunidad como consecuencia de las palizas que recibía.
La imputación

El crimen de Godoy ocurrió el 16 de noviembre de 2012, entre las 13.30 y las 14.30 aproximadamente en el interior del domicilio sito en Courreges 744 de Paraná. Allí vivían Abraham y Godoy junto a su hija. Al parecer en el patio de la vivienda se desencadenó una discusión que terminó con el hombre apuñalado.

En un primer momento la mujer dijo que Godoy había llegado herido desde la calle, pero luego confesó que en realidad la agresora había sido ella. Al parecer, la mujer acusaba a su pareja de ser infiel. Esto podría haber sido lo que ocasionó la discusión. Sin embargo, ayer la mujer expuso ante el tribunal que estaba viviendo una situación de violencia.

En la instrucción de la causa declararon varios testigos que confirmaron que la agresora había sido Abraham y uno de ellos abonó la hipótesis de la posible infidelidad del hombre.

Godoy era cadete y uno de los compañeros de trabajo declaró que cuando llegaba cambiaba inmediatamente el chip del teléfono. Si bien dijo que no sabía si el hombre tenía una relación paralela, sostuvo que era llamativa su actitud.

La condenada además de la prohibición de salir de su casa tendrá que cumplir una serie de normas de conducta. En caso de necesitar salir de su vivienda por una emergencia debe dar aviso a la Policía y la Justicia. El fallo es novedoso ya que contiene a la mujer y a su hija discapacitada y no las separa.

Comentarios