Policiales
Jueves 11 de Febrero de 2016

Una mujer acusó a dos hombres de asesinar a su novio

Es por el crimen de Marcelo Mastraccio. El crimen ocurrió el 25 de marzo de 2013 en la esquina de Provincias Unidas y Artigas de Paraná. 

Luis Roberto Molina, de 31 años, más conocido como "Papín", y Lautaro Elías Luna, de 28, quedaron complicados ayer en el inicio del juicio en el que se los acusa de haber asesinado a balazos a Marcelo Mastraccio.
Una testigo, pareja de la víctima, declaró que su novio, mientras estaba internado en el hospital San Martín, le dijo que ellos dos habían sido los autores del ataque. Otros testigos refirieron circunstancias violentas y de amenazas realizadas luego del hecho por los acusados.
El crimen ocurrió el 25 de marzo de 2013 alrededor de las 20, en la esquina de Provincias Unidas y Artigas de Paraná. Mastraccio iba en una Motomel 110 junto a Jesús Salas, cuando una moto se paró detrás de ellos, el acompañante se bajó y les disparó a quemarropa, mientras que en conductor lo esperó a unos metros, doblando en la esquina. Mastraccio fue hospitalizado y murió casi dos semanas después en el nosocomio.
Stefanía Leguizamón estaba en la casa de su mamá en el barrio Paraná XXVI, con el hijo que tuvo con la víctima, cuando llegó Salas y le contó que Marcelo estaba malherido por dos balazos. Fue en moto hasta el lugar y lo encontró gravemente herido. Luego lo llevaron al hospital, donde peleó por su vida varios días. Fue en ese período que la joven dialogó con su pareja, quien le contó lo que ocurrió: “Me dijo los nombres cuanto estaba internado, "Papín" Molina y Lautaro Luna”, aseguró Stefanía.
La mujer recordó además dos episodios que sufrió luego de la muerte de su pareja: uno cuando fue amenazada en la vereda de su casa por Molina y otro sujeto de apellido Morato: “Nos apuntaron con el arma y nos decían que nos iban a matar al igual que lo habían hecho con Marcelo”, relató. Luego, en la Costanera por parte de Luna.
Entre otros testigos importantes, declaró un joven que aquella noche iba a la escuela nocturna, lo llevaba su padre en el auto e iba acompañado por su hermanito. Al llegar a la esquina de Provincias Unidas y Artigas, vio una moto que casi los choca, luego que el acompañante se bajó y sacó un arma. 
Le dijo al padre que acelere y al hermano que se agache, y mientras se iban del lugar les gritó que “paren porque hay gurises”. Con un panorama complicado para los acusados, el debate continuará el viernes con las declaraciones de algunos testigos que ayer no fueron a Tribunales.

Violento con su familia
Uno de los acusados, "Papín" Molina, estuvo preso desde los 18 hasta los 28 años en la cárcel de Paraná. Además, desde más chico estuvo privado de la libertad en numerosas oportunidades por otros hechos delictivos.
En esos episodios, ocurridos todos en el barrio Paraná I, Molina agredió a su mujer y hasta a sus hijos, incluso cuando uno de ellos era un bebé de solo seis meses. En otra oportunidad entró a la casa y abrió la garrafa, amenazando a la mujer de hacer volar la vivienda con ella adentro. 
Por estos delitos, Molina aceptó en un juicio abreviado la pena de seis años de prisión efectiva, que se integrará con otra en más años, en caso de ser condenado por este juicio. 

Comentarios