A Fondo
Martes 31 de Mayo de 2016

Una jornada para mejorar la calidad del suelo

Miguel Ruberto / De la Redacción de UNO
editor@uno.com.ar


Los suelos entrerrianos tienen elevada frecuencia de soja como único cultivo anual. Eso implica escaso aporte de residuos, suelos descubiertos, mayor afectación de las precipitaciones, efectos erosivos y a la larga degradación de la tierra. 

Y justamente el aporte de los cultivos invernales a la sustentabilidad de los sistemas agropecuarios fue uno de los temas desarrollados durante la Jornada de Cultivos de Invierno 2016, que se desarrolló en la Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNER) en Oro Verde. 

En ese marco el ingeniero agrónomo Leonardo Esteban Novelli, titular de la cátedra Tecnología de Tierras de la casa de altos estudios, fue el encargado de desarrollar la temática. Entrevistado por Campo en Acción habló como primera medida sobre el daño de realizar monocultivo. “Los suelos de Entre Ríos tienen elevada frecuencia de soja como único cultivo anual y eso tiene escaso aporte de residuos que se degradan muy rápido, dejan el suelo descubierto, las precipitaciones afectan más, perdemos nutrientes, se registran mayores efectos erosivos y perdemos materia orgánica. Todo esto implica que se vaya degradando el suelo y a la larga implica pérdida de rendimiento”, explicó. 

En cuanto a los cultivos de invierno que es recomendable utilizar, Novelli detalló que si bien se habla habitualmente de trigo, también se puede utilizar triticale, centeno, cebada y avena como cobertura, también hay distintos cultivos leguminosos, como arvejas y otros, que están siendo utilizados en los últimos años en Uruguay, como rafanos y tréboles, también como cultivos de cobertura. 

Vale destacar que los cultivos de cobertura son los que se siembran para proteger el suelo y luego se queman con herbicida un tiempo antes de la siembra principal para que no le afecte con el agua disponible del suelo. 

En ese contexto la labor de los profesionales de la agronomía resulta central; atento a que el cuidado del recurso natural es la obligación del momento. Es así para productores, asesores, propietarios y toda persona que viva directa o indirectamente del campo; es decir todos.

“Cuando hablamos de intensificación de la secuencia nos referimos a tener la mayor parte del año el suelo con cultivo vivo. Es aprovechar el espacio que deja en el invierno el cultivo justamente con otro cultivo y tratar de tener el suelo el mayor tiempo posible ocupado. La realidad es que todos aquellos que tienen alguna secuencia de cultivo invernal nos han mejorado propiedades de suelo como filtración, materia orgánica y porosidad”, detalló el entrevistado. 

En Entre Ríos se están realizando ensayos de larga duración: “Para poder evaluar secuencias por mucho tiempo. Hasta el momento pudimos constatar que en el caso de suelos molisoles no mejoraron mucho el rendimiento, pero en el caso de los suelos vertisoles sí”. 

Por último Novelli recalcó: “Pensemos en tratar de manejar el suelo como un sistema, tenerlo cubierto, generarle aporte y así vamos a mejorar la sustentabilidad. En el caso de Entre Ríos tenemos que pensar en siembra directa, fertilización, rotación y también sistematización de suelos”. 

Comentarios