Mundo
Lunes 12 de Octubre de 2015

Una australiana sorprende al mundo porque puede recitar el libro Harry Potter de memoria

A Rebecca Sharrock le diagnosticaron Memoria Autobiográfica Altamente Superior (HSAM). Es una de las 80 personas en el mundo que puede registrar muy precisos momentos del pasado y guardarlos en su memoria para siempre.

La historia de Rebecca Sharrock es poco habitual. Diagnosticada de Memoria Autobiográfica Altamente Superior (HSAM), esta australiana es una de las 80 personas que hay en el mundo capaz de registrar muy precisos momentos del pasado y guardarlos en su memoria para siempre. El síndrome que padece le permite, entre otras muchas cosas, recitar palabra por palabra los libros de Harry Potter.

El primer recuerdo de Rebecca la traslada al auto familiar, cuando su madre la acomodaba en su sillita con tan solo doce días de vida. A partir de ahí, todo fue quedando guardado en su mente de manera que recuerda desde lo que comió o leyó un día concreto, hasta lo que le dijo a alguien en una fecha determinada.

Esta particularidad que, a priori, parece inofensiva le causó muchos problemas a la joven Rebecca, quien no fue diagnosticada de HSAM hasta hace cuatro años. Tal y como explica, su don le permite recordar todo lo que vivió, tanto lo bueno como lo malo, y hay recuerdos que al volver a su mente le causan un tremendo dolor.

Sharrock no puede ver las noticieros porque cada hecho se queda grabado en su memoria para siempre, algo que le puede llegar a producir malestar. De hecho, una de las formas en las que Rebecca se calmaba a sí misma era recitando las páginas de Harry Potter, su personaje de cuentos favorito. De niña leyó la saga del aprendiz de mago con lo que por las noches, cuando no podía dormir, repasaba en voz alta una a una las páginas de su libro preferido.

El caso de Sharrock es el único en Australia, aunque hay alrededor de 80 personas más en todo el mundo con Memoria Autobiográfica Altamente Superior. La joven se volvió muy activa en las redes sociales para encontrar a gente que, como ella, tenga la capacidad de recordar absolutamente todo lo que les pasa cada día.
Rebeca, la mujer que recuerda todo lo que le ocurre en la vida desde que tenía 12 días de vida. No hay ningún momento de su vida que no sea capaz de recordar. Esta mujer, de 25 años de edad y procedente de Brisbane (Australia) se convirtió en la mujer con más memoria del mundo. Tanto que ahora ya pasa a ser "digna de estudio".

Algunas personas no recuerdan ni lo que comieron para desayunar el día anterior y otros pueden recordar detalles muy vivos de sus vivencias pero hasta día de hoy no hubo habido nadie capaz de tener esta memoria tan inmensa y de hace tantos años atrás. Esto puede sonar un gran privilegio, pero hay casos en los que se convierte en una condena real. Este es el caso de Rebecca Sharrock que recuerda a la perfección todo lo que le ha sucedido desde que tenía 12 días de edad.

La joven se convirtió en un caso de estudio a causa de su prodigiosa memoria. De hecho de encuentra entre las 80 personas del mundo que han sido diagnosticadas con "memoria autobiográfica muy superior", lo cual se conoce como síndrome hipertiméstico. Y aún más, de estas 80 personas es la que tiene recuerdos de hace mucho más años, desde que tan sólo tenía unos pocos días de vida. Parece algo increíble y en principio debería ser hermoso. Los recuerdos más intensos son los autobiográficos y van desde algo tan personal como poder visualizar a su madre contándole cuentos sentada en la silla como si lo estuviera viviendo en ese mismo instante hasta recordar página por página el libro de Harry Potter.

 Pero hay que recordar que cada recuerdo trae consigo la emoción que lo acompañó, y no siempre se trata de vivencias hermosas y felices. No siempre son una emoción positiva. Incluso hay momentos en los que Rebecca no puede ni dormir por culpa de su memoria y lo que le pasa por la mente. Es como tener una radio encendida en la cabeza durante todo el día y que más de una vez quisiera apagar y no sabe cómo hacerlo.

Se trata de una enfermedad poco conocida, de hecho, no se sabía de ella hasta hace sólo cuatro años. Eso dificulta su tratamiento y consejos para que las personas que lo padecen puedan hacer la mejor vida posible sin que les afecte tanto en su día a día.

Comentarios