Espectaculos
Jueves 28 de Enero de 2016

Un taller para explorar el territorio de la actuación

Seminario. Entre el 10 y el 22 de febrero, tendrá lugar un Seminario Estival de Práctica y Entrenamiento Actoral a cargo de Gustavo Bendersky. Está destinado a alumnos con o sin experiencia, y apunta a la corporalidad en escena

El 10 de febrero dará comienzo un Seminario Estival de Práctica y Entrenamiento Teatral, coordinado por el actor, director y docente Gustavo Bendersky. En el  taller se abordarán tácticas y estrategias para asaltar la escena, mediación entre mente y cuerpo, juego de postas, herramientas de creatividad, espionaje en camarines, entrar y salir: ser otro, lecturas teatrales, reflexiones, dramaturgia y ensamblaje de un colectivo teatral de entrenamiento y producción.

Serán ocho encuentros en un lapso de 13 días: 10, 12, 13, 15, 17, 19, 20 y 22 de febrero, en la Sala Saltimbanquis (Feliciano 550) donde se trabajará intensamente para que cada uno de los asistentes pueda formular una teatralidad a partir de la actuación. Actuar para encontrar un lenguaje personal a través del cual dialogar con la propia subjetividad.

En diálogo con Escenario, Bendersky afirmó que se aprende a actuar, pero no hay una fórmula o una receta: “El aprender a actuar tiene que ver con un proceso absolutamente personal. La primera pregunta que hay que responder, como yo lo pienso, es por qué uno quiere aprender a actuar, para qué, qué es lo que a uno lo mueve. Por eso en mis talleres hago hincapié en que el actor no es intérprete de lo que otro quiso decir, ya sea el autor con su texto teatral, o la idea que el director tiene del espectáculo y que el actor tendría que transmitir con su cuerpo. Opuesto a esa idea está la concepción de la actuación como un lenguaje autónomo con tanta categoría como un texto dramático, la visión de un director, un iluminador. Lo más interesante del hecho teatral es cuando esos lenguajes entran en juego y dialogan”.

Bendersky señala que existe un territorio libre, autónomo, que le pertenece únicamente al actor. Un espacio que intenta dar cuenta de su extraña condición: compositor y ejecutante de su propia partitura. 

En este sentido, explicó: “Es importante lo que cada uno tiene para aportar desde su propia subjetividad. Cuando uno va a ver Romeo y Julieta, o El médico a palos, no va a ver el texto porque para eso es mejor quedarse en casa y leerlo. Lo interesante es ver cómo pasa por el cuerpo del actor esa historia, cómo se resignifica en la corporalidad. Mi trabajo es un abordaje directo sobre la actuación, hace muchos años que me dedico a hacer seminarios intensivos en verano porque es una época en la que la gente tiene un poco más de tiempo, entonces podemos generar una experiencia pedagógica de cierta intensidad. Los talleres más convencionales, que suelen ser una o dos veces por semana, hacen dilatar esa experiencia y por ahí resulta más interesante hacer una experiencia breve en el tiempo pero intensa, para que después cada uno siga desarrollándola”.

El único requisito para participar de este seminario es ser mayor de 16 años. No es necesario tener ninguna experiencia previa. “A mí me gusta mezclar gente con experiencia y sin ella, porque como decía Jerzy Grotowsky, es interesante trabajar por la vía negativa, desaprender algunas cosas antes que aprender; despojarse de los clichés, las ataduras, los tabúes y preconceptos que uno mismo tiene sobre su corporalidad y cómo expresarse, tal como un escultor que intuye una figura en el mármol y va sacando lo que sobra para que emerja la figura. Por eso es interesante mezclar gente que viene con un bagaje y otra sin experiencia que aporta una mirada distinta. Si bien hay muchos elementos teóricos, el abordaje es a través del cuerpo”, concluyó.

Por informes e inscripción comunicarse con companiadelourgente@gmail.com o al teléfono (343) 154657010.

Sobre Gustavo Bendersky

Es actor de teatro, director teatral y lector formado fundamentalmente en la escuela del “teatro independiente”. Su trabajo atraviesa en forma horizontal áreas como la investigación teatral, la divulgación científica, la pedagogía, la gestión cultural y la producción en las artes performáticas. 

Ha participado en más de treinta experiencias teatrales ocupando alternativa y contemporáneamente los roles de actor, dramaturgo, director, iluminador y productor. Sus maestros muertos: el polaco Jerzy Grotowski, el pedagogo Jacotot, el cinéfilo Mario. Sus maestros vivos: el regista y pedagogo Raúl Iaiza, el pensador Eugenio Barba y el futbolista Enzo Francescoli.
 

Comentarios