Policiales
Viernes 04 de Noviembre de 2016

Un subcomisario fue detenido por integrar una banda dedicada a robos

En la causa de los "rompepuertas", ayer fue arrestado un ex-subjefe de Robos y Hurtos en 2011. Hay otros tres detenidos y cuatro prófugos. También hay un comisario investigado por la Fiscalía

La investigación de varios robos a locales y estudios ocurridos en Paraná en los últimos meses derivó en los múltiples allanamientos realizados el martes en la Villa 351, donde se detuvo a tres personas y otras cuatro tienen pedido de captura. Pero además, la pesquisa encontró la sorpresa de que un efectivo de la Policía de Entre Ríos integraría la banda: el subcomisario Oscar Brahim, quien se encontraba en el cargo de jefe de turno en la Jefatura Nogoyá, pero que por estos días estaba de licencia por enfermedad. Este hombre de unos 38 años fue, en 2011, subjefe de la División Robos y Hurtos de la Policía en Paraná.
La causa es instruida por el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull, quien imputará a los acusados por el delito de Asociación ilícita.
En los procedimientos del martes fueron hallados en una vivienda de dicho barrio Remo Luis Alberto Sotelo, quien se encuentra cumpliendo una pena de prisión condicional, y Luis Ariel Sotelo. Ayer por la noche, al saber que lo estaban buscando, se entregó un hombre de apellido Prietto, quien quedó detenido.
La participación del policía Brahim no sería como jefe u organizador, sino que tendría un rol como un integrante más de la banda. Se sospecha que planeó algunos robos en Nogoyá, que no lograron concretarse. Pero la sola organización del hecho, en el marco de su presunta participación en una asociación ilícita, ya se considera un delito. Ayer cuando los policías de Robos y Hurtos que estaban a cargo del procedimiento llegaron a su casa en Tala, advirtieron que tenía intenciones de huir de la Justicia, pero no lo logró. También fue requisada en esta ciudad la vivienda de la pareja de Brahim. En la investigación se identificó además a un comisario (retirado), pero no se pudo confirmar hasta ahora que haya participado en la organización delictiva. Este uniformado llegó a ser jefe de la Departamental Nogoyá. Ayer allanaron su domicilio en Rosario del Tala, pero no encontraron ninguna prueba de interés para la causa.
Son numerosos los hechos delictivos ocurridos en Paraná que, según las pruebas reunidas en el legajo de la Fiscalía, fueron cometidos por el mismo grupo de personas. El 6 de setiembre entraron a robar a una vivienda ubicada en calle San Luis, hecho por el cual se radicó una denuncia en la comisaría segunda. El 3 de octubre, en la misma jurisdicción, intentaron ingresar a robar en un estudio jurídico ubicado en calle Pascual Palma. Dos días después, el 5 de octubre, otro estudio, en este caso contable, fue el blanco de la banda de ladrones: en calle Saraví también ingresaron para robar, produjeron daños pero no lograron concretar el robo, hecho en el que intervino la comisaría cuarta. Ese mismo día, en un verdadero raid delictivo, intentaron asaltar, en horas de la madrugada, una inmobiliaria ubicada en calle Uruguay. Luego se tomaron unos días, para volver a la carga contra una cooperativa de calle San Juan, el 10 de octubre, en la zona que comprende la jurisdicción de la comisaría octava. El último atraco registrado fue el del local de indumentaria de fuerzas de seguridad ubicado calle Gualeguaychú, el lunes 31 de octubre del cual, según se informó, los dueños denunciaron la sustracción de una suma de dinero cercana a los 600.000 pesos que estaban en una caja fuerte.
Pero además, por las evidencias encontradas durante la pesquisa, también se pudo constatar que esta banda estaría relacionada al robo cometido contra la concesionaria Castellaro, de calle Galán de Paraná, ocurrido el 9 de diciembre de 2015.
Los arrestados, alojados en la unidad penal
Remo y Luis Sotelo, los detenidos en martes, aceptaron la medida cautelar de 20 días de prisión preventiva, que ya cumplen en la Unidad Penal N° 1 de Paraná por su presunta participación en la asociación ilícita. El apellido de los Sotelo, de la Villa 351, no es la primera vez que está ligado a un hecho delictivo. Estas personas habrían integrado la banda que cometió robos a comercios y empresas, como la cooperativa Vicoer, y se especializaban en reventar cajas fuertes. Aparentemente, la banda se dividió y algunos conformaron otra que, en menos de dos meses, cometió al menos seis hechos.
Anoche se entregó en la Justicia un hombre de apellido Prietto, uno de los cinco buscados, y también acordaría una medida cautelar de prisión preventiva. Mientras, la Policía busca a otros cuatro sujetos que tendrían participación en la organización delictiva.


Comentarios