Pais
Lunes 31 de Agosto de 2015

Un sacerdote fue maniatado y asesinado por ahorcamiento

Los atacantes quemaron la casa del religioso para ocultar el crimen, peor la autopsia confirmó el homicidio.

La autopsia al cadáver del padre Luis Cortéz, párroco de la ciudad cordobesa de Alta Gracia que fue encontrado muerto en la noche del último sábado, determinó que el religioso fue maniatado y asesinado por ahorcamiento, y las sospechan apuntan a que el o los homicidas prendieron fuego la casa de la víctima para borrar huellas.
El fiscal de instrucción de Alta Gracia, Emilio Drazile, aseguró este lunes que “la principal hipótesis es que se trató de un homicidio criminis causa, es decir que lo mataron para encubrir otro delito. El o los culpables pueden recibir prisión perpetua”.
“De acuerdo a las últimas informaciones de la morgue fue un ahorcamiento por estrangulación", manifestó el funcionario judicial a LV3.
Drazile explicó que, de acuerdo a los peritajes realizados por expertos de la División Homicidios de la policía de Córdoba, el o los atacantes “quemaron la casa para tapar el crimen. No se trató de un incendio total, pero todo hace más difícil la investigación".
De todas formas, la policía de Córdoba trabajaba en la búsqueda de los autores del crimen, aunque por el momento no trascendió si hay sospechosos.
Las sospechas apuntan a que el párroco pudo haber sido víctima de un robo y que los delincuentes lo mataron para evitar que pudiera delatarlos, aunque no se descartan otras hipótesis, entre ellas que haya sido atacado por su trabajo social, especialmente vinculado a la asistencia de jóvenes adictos a las drogas.
Cortéz, ex párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Merced, fue hallado muerto el sábado último en su vivienda de calle 3 de Febrero 12, de Alta Gracia, una población situada a 36 kilómetros al sur de la capital cordobesa.
El hallazgo del cadáver se produjo cuando varios feligreses fueron a buscarlo alarmados porque no había concurrido a oficiar la misa vespertina como hacía habitualmente. 
Al llegar a la vivienda del párroco, los vecinos advirtieron que salía humo, por lo que llamaron inmediatamente a los bomberos.
El jefe del Cuartel de Bomberos local, Gabriel Salcedo, dijo que al ingresar a la casa encontraron el cuerpo de Cortéz debajo de la mesa del living y aclaró que, si bien no había fuego en la casa, sí había humo, por lo que en primera instancia estimaron que la muerte podía deberse a la inhalación de monóxido de carbono durante un incendio en la casa.
Pero al mismo tiempo, añadieron las fuentes, con el correr de las horas se detectaron indicios que despertaron sospechas, como que el cuerpo estaba en el piso y con elementos alrededor que hacían suponer que estuvo atado.
Fuente: Télam

Comentarios