Policiales
Viernes 11 de Diciembre de 2015

Un remís trucho chocó a inspectora para escapar

Paraná. La trabajadora municipal trató de controlar la documentación del vehículo, pero el conductor en su afán por irse la embistió. La mujer padeció lesiones leves. El auto fue secuestrado, pero el hombre no fue detenido  

Un control rutinario de taxis y remises en el centro de la ciudad de Paraná se convirtió en noticia ayer a la tarde por la intempestiva reacción de un conductor que, para escapar de los agentes de Tránsito, no dudó en atropellar a la mujer que quiso controlarlo.

El episodio se produjo cerca de las 18.15 en Perú, entre Chile y Peatonal San Martín donde los inspectores de Tránsito de la Municipalidad se habían instalado para controlar a los choferes de los vehículos de alquiler que transitan por las calles de la capital entrerriana. “Para esta época, muchas personas salen con sus autos particulares a ganarse el peso, pero eso no se puede hacer porque es ilegal y ponen el riesgo la vida de todos. Nosotros estamos controlando que los taxis y remises que circulen cumplan con las ordenanzas vigentes”, dijo a UNO el jefe del turno tarde del Cuerpo de Inspectores, Elías Daniel Miño.

Miño contó que el automovilista amagó a frenar, pero cuando se vio cercado por la inspectora de Tránsito arrancó y la atropelló, pero sin causarle lesiones graves.

De inmediato, personal policial de Seguridad Bancaria logró aprehender al hombre que conducía un Renault Symbol. Tras ser identificado fue dejado en libertad, mientras que el automóvil fue retenido por personal de la Municipalidad y derivado al depósito.
Miño precisó a UNO que el hombre que conducía el remís trucho es de apellido Machado. “Lamento que no haya quedado detenido por la agresión a una compañera de trabajo. Igual vamos a radicar la denuncia en la comisaría segunda para que el caso pase a la Justicia”.

La inspectora de Tránsito lesionada en la pierna derecha es Mariela Aloy. La mujer aseguró a UNO que vivió un momento muy tenso y sintió temor. La empleada municipal fue derivada a un centro especializado en traumatología y enfermedades óseas ubicado en el centro de la ciudad.
UNO pudo conocer que el conductor del remís trucho fue aspirante a agente de Policía, pero que no tiene vinculación con la fuerza.
Miño explicó que en diciembre la cantidad de autos circulando se incrementa notoriamente. “Estamos detectando muchos autos sin seguro, que no es extraño, pero es preocupante. Hay muchas personas que se largan a andar por necesidad como remisero y por eso tenemos que estar muy atentos”.




 

Comentarios