Policiales
Domingo 01 de Febrero de 2015

Un preso mató a un policía, hirió a otro, escapó y terminó quitándose la vida

El recluso protagonizó una violenta fuga de la Alcaidía de Concordia a la medianoche. Horas después se suicidó en un hotel de Colón, rodeado de uniformados. El joven había asesinado a un médico en junio.

El preso Juan Pablo Franchi protagonizó una violenta fuga de una dependencia policial de Concordia a la medianoche del sábado, dejando a un efectivo muerto y otro herido. Horas después, cuando iba a ser detenido en Colón, se quitó la vida dentro de la habitación de un hotel.

Franchi viajó en un remís desde Concordia hasta Colón y se alojó en el residencial Bolívar. Ante ciertas circunstancias que resultaron sospechosas, el conserje del lugar advirtió a la Policía sobre la presencia de este hombre; pero Franchi se suicidó de un disparo antes de que pudiera ser detenido, informaron a UNO fuentes policiales.

Un sargento de 46 años muerto y otro de 45 años en estado desesperante fue el saldo de la fuga protagonizada por el recluso que estaba cumpliendo prisión preventiva en la Alcaidía de la Policía de Concordia. Por causas que se tratan de establecer, el delincuente de 26 años logró sacarle el arma reglamentaria a uno de los policías y allí comenzó la tragedia.

El hecho ocurrió cerca de la medianoche, puntualmente en los últimos minutos del sábado. En ese momento, el sargento Néstor Fernández habría ingresado al lugar donde estaba los reclusos lo que fue aprovechado por el detenido Franchi, de 26 años, quien logró sacarle el arma reglamentaria y le efectuó al menos un disparo con el que mató al suboficial.

Tras cometer este crimen y con el mismo arma reglamentaria del uniformado asesinado, el delincuente disparó contra el sargento Fabián Cardozo, quien recibió el plomo en la zona de tórax afectándole órganos vitales, por lo que en estos momentos lucha por su vida en la terapia del hospital Masvernat, publicó el sitio Diario Río Uruguay.

Durante toda la madrugada se instrumentó un gran operativo de seguridad para dar con el delincuente que escapó de la dependencia ubicada sobre avenida Tavella, lindante con la Comisaría 4ta. de Concordia. El operativo rastrillaje se intensificó a la salida del corsódromo de Concordia, distante a pocas cuadras del lugar del crimen y por la sospecha que el delincuente podría haber aprovechado la multitud para escabullirse. Las actuaciones judiciales son llevadas adelante por el fiscal en Turno, Mario Guerrero.

Se quitó la vida

El subjefe de la Policía de Entre Ríos, Juan Ramón Rosatelli, confirmó este domingo por la mañana que el responsable de la trágica fuga, tras ser intensamente buscado, fue localizado en un hotel céntrico de la localidad de Colón. Cuando la Policía se disponía a detenerlo, tomó la decisión de terminar con su vida dentro de la habitación, indicó el funcionario en declaraciones a radio La Voz de Paraná.

Según se precisó a UNO, Franchi llegó hasta el hotel Residencial Bolivar en un remís que tomó en Concordia. Habló con el conserje y le dio dinero para que le comprara una cerveza, ya que no quería salir del lugar. Luego le ofreció venderle celulares. Se investiga si Franchi le robó dinero a los policías a los que disparó.

El conserje comenzó luego a chatear con un amigo de Concordia, quien le contó lo sucedido a la noche en la Alcaidía. Fue entonces cuando ató cabos y le resultó sospechosa la actitud de ese cliente misterioso. Enseguida avisó a la Policía.

Cuando los efectivos llegaron al lugar, Franchi tenía las ventanas de su habitación abiertas, vio el despliegue de las fuerzas de seguridad y rápidamente las cerró. De un momento a otro se escuchó el disparo. Habría utilizado para suicidarse la misma arma con la que mató a Fernández e hirió de gravedad a Cardozo.

El asesino

A fines de junio del año pasado, Juan Pablo Franchi fue noticia cuando quedó incriminado por el homicidio del médico concordiense Luis Horacio Cartoccio, un hombre de 59 años que fue asesinado a cuchilladas y golpes en la cabeza, en su domicilio de calle Rivadavia y Tucumán. 

El viernes 20 de junio del 2014, fue encontrado sin vida el cuerpo del médico concordiense jubilado de 59 años de edad, en su domicilio de calle Rivadavia al 1190, recordó Diario Río Uruguay.

Cerca de las 22 de ese mismo viernes, efectivos de la División Operaciones y del Comando Radioeléctrico detuvieron a un joven de 26 años de edad - identificado como Juan Pablo Franchi-  que a juzgar por una serie de pruebas tiene vinculación directa con el cruel asesinato, como el caso del testimonio de un hombre a quien Franchi fue a venderle las cosas que sustrajo de la casa del fallecido.

A eso se agregaban huellas dactilares, que para la Justicia son pruebas irrefutables de “que Juan Pablo Franchi estuvo en el lugar del hecho con la víctima”.

Las pericias que se realizan en torno al asesinato del médico Cartoccio arrojaron detalles escalofriantes, como por ejemplo que luego de darle muerte, el asesino demostró verdadera sangre fría al retornar en varias oportunidades a la vivienda donde estaba el cuerpo para robar elementos de valor.

La autopsia realizada en la morgue judicial estableció que la víctima presentaba al menos 18 “puntazos” de arma blanca, aunque la causa del deceso habría sido un golpe en la cabeza con un objeto contundente. Un diagnóstico que junto a la bolsa que tenía la víctima en su cabeza muestra un increíble ensañamiento con la víctima y que colocó al presunto autor en una situación sumamente complicada.

Otro de los detalles que ya estaría confirmado en la investigación, es que el asesino de Cartoccio ingresó a la vivienda entre la noche del miércoles 18 de junio y la madrugada del jueves 19 de junio, casi 24 horas antes que el cuerpo de la víctima sea descubierto por su madre. De allí surge que el autor del crimen entró y salió varias veces de la propiedad (con las llaves del lugar) con el objeto de retirar distintos elementos de valor que de inmediato redujo y habría vendido a terceros.

Comentarios