A Fondo
Sábado 18 de Julio de 2015

Un paso enorme que está a favor de la igualdad

Marcelo Comas/ De la Redacción de UNO
mcomas@uno.com.ar


Si se busca sondear en las políticas de igualación de derechos que ha impulsado este gobierno, sin dudas que la sanción de la ley de matrimonio igualitario ha sido una de las más significativas, por haber habilitado la discusión sobre un tema tabú en nuestra sociedad: el de las relaciones entre parejas del mismo sexo. Ya pasaron cinco años de aquel histórico momento, incluido el acalorado debate en el Congreso que enfrentaba a los detractores de la norma –defensores a rajatabla de mandatos morales y religiosos- y aquellos que defendían la necesidad de avanzar en una verdadera transformación poniendo en el centro a la persona, sus valores y sentimientos.

Hasta hoy recuerdo cómo muchos sectores reaccionarios vaticinaban que la ley fomentaría la desaparición de la familia, tal como se la conoce, y bajo esa postura auguraban también una división dentro de la sociedad.

Ninguno de los vaticinios se cumplieron, por lo menos de la forma en que se lo planteaba, porque la discriminación como la no aceptación de lo diferente demuestra la falta de maduración que tenemos como sociedad.

Si en tan solo cinco años –el tiempo que lleva vigente la ley- muchas cosas cambiaron para bien, cómo no es posible pensar que la transformación se puede seguir acentuando desde las propias familias que conviven con personas que eligieron vivir su sexualidad sin tapujos, de una nueva forma de entender el amor, sin que esta decisión se convierta en una experiencia traumática.

La de Claudia y Paola, la primera pareja homosexual que contrajo matrimonio en Paraná, se constituyó en una de las tantas historias de vida que se conocieron a partir de la implementación de la ley de matrimonio igualitario.

Después de siete años en pareja decidieron dar el sí y sellaron su amor ante propios y extraños. Se abría así el camino para que otras parejas decidan salir del closet, clausurando una etapa signada por el ocultamiento y la discriminación.

De acuerdo a datos proporcionados por el Registro del Estado Civil de las Personas de Entre Ríos, se han celebrado 61 matrimonios igualitarios en la provincia, y en lo que va de 2015 se han casado cinco nuevas parejas.

Respecto a cómo se configura el mapa de las uniones civiles entre personas del mismo sexo en la Argentina, la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (LGBT) elaboró un informe donde ubica a nuestra provincia en el noveno puesto entre los distritos con mayor cantidad de bodas igualitarias contraídas. Hoy, a cinco años de aquella noche histórica, y con 10.000 matrimonios celebrados, se debe destacar lo logrado, aunque se necesitarán redoblar esfuerzos por todo lo que falta.

Comentarios