Mundo
Jueves 12 de Febrero de 2015

Un nene argentino cayó de un balcón de un tercer piso en Brasil y está grave

Thiago Báez Cichanowski tiene tres años. Estaba en un hotel de Capao da Canoa, en Rio Grande Do Sul, se vino abajo desde un tercer piso y golpeó con la cabeza.

Un nene de tres años, oriundo de la provincia de Misiones, se encuentra en grave estado luego de caer desde el balcón de una habitación ubicada en el tercer piso de un hotel en una ciudad balnearia brasileña perteneciente al estado de Rio Grande Do Sul, donde veraneaba junto a su familia.

Se trata de Thiago Báez Cichanowski, quien cayó desde el balcón del tercer piso del Hotel Bassani, en la localidad Capao da Canoa, de unos 40.000 habitantes, ubicada a 140 kilómetros de Porto Alegre.

Las últimas informaciones daban cuenta de que el estado de salud del nene sería grave.

En un primer momento, el niño fue llevado de urgencia al Hospital Santa Luzia de Capao da Canoa y luego trasladado en helicóptero a un hospital de Porto Alegre.

El menor se habría quedado dormido en la habitación y su madre junto a otros familiares —su hermana y otros dos menores— aprovecharon para ir a desayunar al comedor del hotel. Fue el martes pasado a la mañana.

Se estima que cuando se despertó, Thiago caminó hacia la ventana, salió al balcón y luego de subirse a la baranda se cayó.

Según publicaron medios gráficos brasileros, un vecino había visto ya el sábado al nene subido a la baranda del balcón en compañía de un joven y lo fotografió. Le pareció una escena muy peligrosa y por eso tomó la imagen.

Un personal del hotel, Valkyrie Meder, dijo que la madre salió de la habitación con el resto de la familia mientras el nene dormía. "Ella dijo que el niño había sido amamantado y dormía profundamente. No creo que el chico estaría muy de acuerdo. También dijo que nunca había dejado al niño solo. Estaba realmente desesperada", contó Valkyrie.

A pocas horas del accidente, se conoció la fotografía tomada por una persona el sábado.

Wilson Grieben, agente inmobiliario, contó a los medios que cuando pasó por el lugar se alarmó de lo que veía. Dijo que gritó para que el nene y el joven se bajaran mientras estaban escalados a la baranda, pero como no le prestaron atención decidió tomar una foto para registrar la escena de peligro.

"Yo pasé y vi a un joven con un niño pequeño subido a la baranda. No sé lo que estaba haciendo. Predije que algo podría suceder y tomé una foto. Por desgracia, esto sucedió. Estoy bastante nervioso", dijo Grebien a medios de Brasil.

La caída se produjo alrededor de las ocho del martes, mientras la madre del niño estaba tomando café con la familia en el restaurante del hotel y el nene estaba en la habitación del hotel.

Thiago cayó en un lugar cercano a unos empleados que trabajaban en el lugar, que se asustaron; y fue el recepcionista, Adriano Benfica, quien le dio los primeros auxilios mientras estaba inconsciente. Benfica realizó un masaje cardiaco y respiración boca a boca hasta que recuperó la respiración normal y comenzó a llorar. Cuando el servicio de emergencias municipal (Samu) llegó, unos 15 minutos después del accidente, el niño ya estaba consciente.

Desde el cuerpo de Bomberos, el sargento Jairo Mosquer expresó que los padres nunca deben dejar a los niños menores de 10 años solos en cualquier lugar. "El niño va a tratar de salir de todos modos. Si no puede, va a tocar o mover los objetos del interior corriendo el riesgo de un accidente. El riesgo debe ser reducido al mínimo", afirmó.

De acuerdo con el Hospital de Santa Luzia, el chico sufrió politraumatismo. Salió de la institución de Capao da Canoa en ambulancia hasta la base aérea de la ciudad y luego fue llevado en helicóptero a Porto Alegre, donde se encuentra ingresado en una unidad de terapia intensiva pediátrica.

La tía del nene, de nombre Elena, que acompañaba a su hermana, la mamá de Thiago, afirmó que "el padre ya viajó para allá", ni bien se enteró. "Thiago se golpeo la cabeza y estuvo unos segundos inconsciente. No tiene fracturas".

Comentarios