Homicidio
Martes 27 de Septiembre de 2016

Un mes de encierro preventivo para el policía que mató a joven

El sargento Antonio Acosta estará detenido durante 30 días en la comisaría tercera de Concordia. Hasta el momento lo imputan de Homicidio. El policía que acompañaba al imputado dice que no vio el arma que habría tenido la víctima

El sargento de la Policía Antonio Acosta pasará 30 días encerrado con prisión preventiva en la comisaría tercera de Concordia mientras se investiga cómo sucedió el homicidio del joven Sebastián Briozzi, quien falleció el sábado al recibir el balazo en el cuello luego de una persecución policial que se originó en la zona de la costanera de Concordia y que terminó en inmediaciones de la escuela Normal.

La medida fue resuelta anoche en la audiencia pública por el juez de Garantías Walter Caraballo, quien accedió al planteo realizado por la Fiscalía a cargo de Fabio Zabaletta.

El abogado querellante Rafael Briceño se mostró conforme con lo dictaminado. "Se está trabajando intensamente", dijo a UNO el abogado que representa a la familia del joven fallecido en extrañas circunstancias.

Sobre las medidas solicitadas para esclarecer el caso, Briceño sostuvo que pidió la reconstrucción del hecho y que se verifique si en el recorrido que realizó la camioneta no hay cámaras de seguridad que permitan ver qué sucedió. A su vez, el profesional explicó que todavía no declaró el hermano de Sebastián porque está muy mal. "Va a necesitar ayuda para salir adelante", afirmó.


***
Detenido complicado


Briceño informó a UNO que el policía que acompañaba a Acosta dijo en su declaración que no vio al joven armado y tampoco vio una amenaza concreta. A Briceño le llaman la atención ciertos detalles, como por ejemplo que se mencionara que los policías vieron que iban armados cuando la camioneta tiene los vidrios polarizados, por lo que "es bastante difícil ver hacia el interior". Además, la velocidad con la que venía el rodado no sería significativa "si no, habría marcas en la vereda o habría volcado".

Para el abogado la estrategia de Acosta es evitar el dolo y que la causa se enmarque en homicidio en "ejercicio de la legítima defensa" o un homicidio culposo."Él menciona que le tiró a los neumáticos, cuando a cualquier persona normal o funcionario si nos apuntan en esa circunstancia, prima nuestro derecho a conservar nuestra propia vida", comentó.

Por último, en diálogo con Diario Río Uruguay, Briceño puntualizó: "Se tienen que hacer todas las pruebas técnicas, como las de dermotest, que la harán otras fuerzas seguramente, como Gendarmería, al menos es lo que tenemos conversado".

En ese marco, detalló que "las pruebas incluyen todo lo relativo a la distancia de disparo y grado de inclinación", y añadió: "Acosta dispara tres proyectiles, uno le pegó a Sebastián y le sale por la zona de la barbilla y los otros dos no se han encontrado".

Respecto del arma encontrada en la camioneta de la víctima, el abogado de la familia Briozzi señaló que "ni acá, ni en toda la provincia hay un laboratorio para realizar las pruebas para comprobar que si existen huellas en el revólver. Por lo tanto, se recurrirá a la prueba de dermotest".

Ante la posibilidad de que el arma haya sido "plantada", Briceño indicó: "Es una de las hipótesis que manejamos, tanto nosotros como la Fiscalía, pero hay que probarla y eso vamos a intentar".


***
"Mis hijos no usaban armas"


"Mis hijos no usaban armas, se lo puede decir cualquier vecino. A ellos nunca se les vio un arma. En mi casa nunca se llevó un arma", dijo María Nieves, la madre del joven asesinado por un policía el sábado a la mañana.

La mujer aseguró que tanto Sebastián, el chico de 20 años fallecido, como su hermano Pedro, eran jóvenes trabajadores. "De lunes a viernes iban a trabajar y los fines de semana salían", dijo.

"Justo ese viernes salimos a comer al centro toda la familia y después ellos le pidieron al padre salir. El padre los dejó si se cuidaban y cuidaban la camioneta; los dejaba hasta las 6. Ellos dijeron que iban a volver a las 6. Pasó las 6, las 7, las 8, las 9. Salió mi marido a trabajar y lo paró un familiar y le dijo que había una camioneta en 25 de Mayo y Quintana, que parecía que era la de él. Se encontró con que era la camioneta. Nunca nos avisaron que tenían detenido a uno de mis hijos y que el otro estaba fallecido", relató. "El fiscal le dijo a mi marido que había una persona herida, pero mi hijo ya había salido fallecido del lugar del hecho. Mi hijo se murió desangrado en la camioneta", lamentó en declaraciones a CN de Concordia.


Comentarios