La Provincia
Miércoles 01 de Julio de 2015

Un interno lleva un año y medio reclamando por una colostomía

Incumplidas dos órdenes judiciales, presentó un hábeas corpus para que se concrete la cirugía 

Marcelo Comas / De la Redacción de UNO
mcomas@uno.com.ar



El Juzgado de Ejecución de Penas de Paraná dictó un hábeas corpus para que  a un interno alojado en la Unidad Penal N° 1 de Paraná sea operado de una colostomía, un problema de salud con el que convive hace más de un  año y medio. No se trata de una medida nueva, sino que la cirugía fue ordenada varias veces por la titular del Juzgado, Cecilia Bértora, a las autoridades del hospital San Martín. Cuando ya transcurrieron 18 meses de la primera intervención judicial, el cuadro de salud del recluso se continúa agravando y en este último tiempo se le produjeron dos hernias en la zona afectada. “Todas las veces que lo ordenamos ocurre algo y queda en la nada. Como no pueden cumplir la orden en lo inmediato, pasa para después y al final nunca lo operan. Ya fui a hablar al hospital dos veces, se muestra la mejor predisposición, pero después depende en manos de quién caiga, el médico de turno hace lo que tiene ganas”, sentenció Cecilia Bértora, consultada por UNO.

 El hábeas corpus en cuestión se comenzó a tramitar el sábado, como una herramienta legal para favorecer la operación de cierre de colostomía que busca mejorar la calidad de vida del recluso. La magistrada enumeró algunos de los motivos que impiden que la medida se haga efectiva. “En lo inmediato fijan fecha, pero después hay asambleas y aplazan la fecha. O la ponen para otro momento y después le piden un prequirúrgico de vuelta. Por un motivo o por otro ha sido aplazada la cirugía”, repasó Bértora. Sin responsabilizar a nadie en particular, Bértora sostuvo que todos los pedidos se canalizaron a través de la Dirección del hospital, pero nunca hubo una respuesta favorable. Si bien el fin de semana surgió la posibilidad de concretar la práctica por la guardia del hospital, una serie de incidentes en la  unidad penal impidieron que el interno fuera trasladado al centro médico. Respecto de esta situación, la jueza habló de “una falta de contención” por parte del Servicio Penitenciario, en virtud de que ya son dos las oportunidades en que se producen hechos de este tipo. 

“Una vez teníamos todo para operarlo, lo llevaron al hospital San Martín, pero lo habían traído sin los prequirúrgicos. Después de un mes había perdido el turno, le dijeron que trajera los prequirúrgicos igual, pero estaban todos vencidos”, advirtió Bértora.

La ley de Procedimientos Constitucionales Nº 8.369 contempla para este tipo de procedimientos tanto el recurso de amparo como el hábeas corpus. Basada en la jurisprudencia Bértora entiende: “Lo que aquí se plantea es el agravamiento de las condiciones de detención, si no no se daría lugar a un hábeas corpus. A esta altura vamos a aprovechar la presentación del interno  para movilizar esto y que se haga el cierre de la colostomía”.

Más casos

Dentro de la población carcelaria de Paraná serían tres más los casos que presentan la misma patología. También conocido como ano contra natura, es una abertura anormal del intestino situada en un punto diferente del ano. Dos de ellos dependen del Juzgado de Ejecución de Penas, en calidad de procesados. “Los tratan como si fueran una persona que está libre, y la situación queda siempre sin resolverse”, remarcó la jueza interveniente. 

Sobre los problemas colaterales de salud que presenta el recluso, Bértora señaló que surgieron como consecuencia del prolongado tiempo de espera una operación que nunca llega. “Se le han producido dos hernias, una en el mismo lugar de la colostomía y otra ubicada en otro sector. No se le pueden hacer las dos cosas, cierre de colostomía y hernia, porque la hernia necesita una malla. La colostomía está en contacto con la material fecal, lo que implica que pueda haber algún tipo de contaminación. Por eso se requieren dos cirugías”, graficó. 

“No es una operación de urgencia”

Ante la consulta de UNO el director del Servicio Penitenciario de Entre Ríos, José Luis Mondragón, se refirió al caso del interno alojado en la Unidad Penal de Paraná que espera la operación de colostomía. “Esta persona está en la misma lista que otras tantas que esperan una cirugía en el hospital público. Como se trata de turnos generales, siempre va a haber demoras, y la colostomía no es una operación de urgencia”, argumentó el funcionario.

El titular del organismo destacó la atención que se brinda a los internos en el hospital San Martín de Paraná, así como negó que haya existido una orden judicial para que se dé cumplimiento a la cirugía.  “Trabajamos en coordinación con el sistema de salud pública y todo el área de seguridad de los penales; a los internos se los atiende de modo preferente”, recalcó el director del SPER. Mondragón explicó que existen operaciones de urgencia, como resultado de accidentes que se podrían producir dentro de las unidades penales. “Siempre hemos tenido muy buena comunicación con el director del hospital San Martín, Eduardo Elías, y ha mostrado predisposición para mejorar la calidad de la atención: una de las acciones promovidas ha sido la extracción de sangre”, ponderó.

En su alocución hizo mención a una versión que habrían dejado trascender familiares del interno que reclama que atiendan su caso. “El 27 de junio sus familiares habrían informado que estaba disponible el turno para que pueda ser operado. Pero se trata solamente de una versión, una necesidad de sus parientes para que se pueda mejorar su calidad de vida”, alegó. 

Respecto de las diferentes órdenes judiciales que fueron presentadas para agilizar la operación, Mondragón indicó: “Voy a discrepar con la jueza en que en este caso no hay riesgo de vida, ni tampoco un agravamiento de las condiciones de detención. Lo que sí es cierto es que son tres los internos que necesitan una colostomía”, fundamentó finalmente. 




Pedidos de informes al San Martín y al SPER

Si bien son los cuatro los casos de personas que esperan por una operación de colostomía, dos de ellos en calidad de procesados, el foco se posiciona sobre el estado de salud de un interno que pasa sus días tras las rejas. Se trata de la problemática de salud que afecta a un recluso que está condenado por robos y cumple su pena en la Unidad Penal Paraná. “Nosotros le dimos 24 horas a la Unidad Penal y al hospital San Martín para que nos contesten un par de cosas. Por ejemplo, el sábado no lo llevaron a la cirugía porque hubo una revuelta en un pabellón de la Unidad Penal. Mañana -por hoy- al mediodía me van a contestar”, planteó la jueza Bértora.

 

Comentarios