Pais
Jueves 04 de Junio de 2015

Un hombre degolló a su hija, apuñaló a su esposa y luego se suicidó

Fue luego luego de una fuerte discusión. La mujer de 31 años está grave. El femicida se hizo cortes en su cuello que le provocaron la muerte. Ocurrió este miércoles en Corrientes. 

Un hombre degolló a su hija ado­les­cen­te, de 16 años, e hirió a su esposa con un arma blanca y, después, se suicidó. El he­cho sucedió este miércoles por las 17 en la lo­ca­li­dad de Cu­ru­zú Cua­tiá, Corrientes.

Se­gún informaron fuentes policiales, ayer por la tarde en una ca­sa, de calle Pan­ta­le­ón Gó­mez, don­de vive un matrimonio con sus ocho hi­jos, to­dos me­no­res de edad, se desató una discusión.

Cuando la pe­lea su­bió de to­no, Le­o­nar­do Mar­tí­nez, de 53 años, to­mó un ar­ma blan­ca y de­go­lló a su hi­ja de 16. Si bien la si­tua­ción es con­fu­sa pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res, se pre­su­me que por sa­lir en de­fen­sa de la jo­ven, su ma­dre, No­e­mí Oje­da, de 31 años, re­ci­bió una pu­ña­la­da.

“El hom­bre tras co­me­ter el abe­rran­te cri­men qui­so ma­tar­se, las­ti­mán­do­se en la zo­na del cue­llo. Fue tras­la­da­do al hos­pi­tal Doctor Fer­nan­do Iras­tor­za. Dos ho­ras des­pués de in­gre­sar al cen­tro de sa­lud fa­lle­ció”, in­for­mó una fuen­te po­li­cial a Diario Época.

El cuer­po de la jo­ven fue de­ri­va­do a la mor­gue pa­ra re­a­li­zar­le la co­rres­pon­dien­te au­top­sia, más tar­de in­gre­só el ca­dá­ver de quien se­ría au­tor ma­te­rial del he­cho.

Des­de el cen­tro de sa­lud in­for­ma­ron que la mu­jer que­dó in­ter­na­da en es­ta­do crí­ti­co por­que re­ci­bió va­rios cor­tes en su cuer­po y ha­bría perdido mu­cha san­gre.

“En el lu­gar del he­cho se se­cues­tró el cu­chi­llo, ar­ma uti­li­za­da pa­ra ma­tar a la ado­les­cen­te y acu­chi­llar a la ma­dre des­pués”, ase­gu­ró una voz ofi­cial.

En el es­ce­na­rio del cri­men es­tu­vie­ron pre­sen­tes el juez de Ins­truc­ción Mar­tín Ve­ga, el co­mi­sa­rio ma­yor Fi­del Ro­me­ro y el co­mi­sa­rio Li­ma.

Los demás hijos de la fa­mi­lia tie­nen 1; 3; 5; 10; 12; 14 y 17. Se­gún ve­ci­nos de la zo­na, co­men­ta­ron a la Po­li­cía que, si bien ha­bía mo­men­tos de vio­len­cia en la casa, no es­pe­ra­ban tal de­sen­la­ce, más aún te­nien­do ni­ños tan pe­que­ños.

Comentarios