Policiales
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Un hombre debe hacer una probation tras ser acusado de tener el arma de fuego de su patrón

Un procedimiento de la Policía en una vivienda de Sauce Montrull derivó en una causa contra un hombre por tenencia ilegítima de arma de fuego. La investigación develó que el acusado era un trabajador que en la informalidad absoluta subsistía en el cuidado y mantenimiento de casas quintas de la zona. Y que el arma que tenía en su poder pertenecía a uno de los hombres que lo "contrataba". El caso, por ser un hecho menor, se resolvió como muchos similares con una probation: tanto la fiscal Paola Farinó como el defensor oficial Pascual Greca estuvieron de acuerdo con esta salida alternativa. El acusado dijo que no quería saber nada con las armas, sin embargo el juez de Garantías Mauricio Mayer le impuso como medida a cumplir en la suspensión del juicio la realización de un curso para capacitarse en el uso de armas de fuego, que consideró necesario por el trabajo del hombre.

La audiencia se realizó ayer pasado el mediodía y duró unos 20 minutos. Greca y Farinó explicaron los términos del acuerdo para la probation, y dejaron en claro la situación de vulnerabilidad del acusado, quien trabaja ahora en el mantenimiento de tres quintas con un magro ingreso, sin aportes ni obra social.

El hombre de unos 40 años, con primaria incompleta (cumplió solo hasta tercer grado porque debía trabajar en el campo, según contó), expresó en voz baja que él no quería tener en su casa el arma que era propiedad de su patrón, pero este le insistió que sí lo haga y por eso cedió. Al respecto, el juez le indicó que la Ley lo pone "en una situación en la que puede decir que no".

Luego, Mayer sostuvo su acuerdo con que el imputado realizara una probation, y consideró que de acuerdo a su trabajo lo mejor era hacer un curso de capacitación sobre armas de fuego, ya que su labor diaria lo podría poner en alguna situación de necesitar conocer el uso de las mismas. En ese momento, el casero le dijo que no es cuidador, en el sentido de custodia de las casas quintas, sino que realiza mantenimientos, por lo que se entiende que, por ejemplo, corta el pasto y limpia las piscinas. Y le aseguró que no quiere más ninguna arma en su casa.

Sin embargo, el juez insistió en el curso de armas pero luego aclaró que, como esto es muy difícil de conseguir, ya que la Policía no los brinda y ni siquiera el personal de empresas de seguridad privada consigue hacerlos, existe la alternativa, mucho más probable, de que deba realizar 96 horas de tareas comunitarias en el lugar que la Oficina de Medios Alternativos del Superior Tribunal de Justicia lo considere.

Por último, Mayer le recordó al imputado que debe ir una vez por mes a Tribunales para que la Justicia constate que la probation está siendo cumplida, de lo contrario podría ser detenido y el proceso será reanudado.

Comentarios