A Fondo
Jueves 31 de Marzo de 2016

Un científico argentino integra el equipo que encontró una potencial cura contra el VIH sida

El investigador del Conicet Juan Pablo Jaworski trabajó entre 2011 y 2013 en la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, en los Estados Unidos.

Un investigador argentino formó parte del equipo de científicos que encontró una potencial cura contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), que permitiría erradicar el virus del organismo.

Según informó el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, se trata del investigador del Conicet Juan Pablo Jaworski, quien trabajó entre 2011 y 2013 en el equipo que descubrió este prometedor hallazgo en el laboratorio de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon, en los Estados Unidos. “Actualmente es posible contener la enfermedad utilizando distintas combinaciones de drogas antirretrovirales (ARV) que, si bien permiten controlar eficazmente la replicación vital y restablecer la función inmunológica de los pacientes infectados, no son capaces de eliminar por completo al virus del organismo”, explicó Jaworski en un trabajo publicado en la revista Nature Medicine.

Durante la investigación, el grupo de científicos desarrolló un modelo de infección estrechamente relacionado al VIH, con el virus de la inmunodeficiencia de los simios y la proteína de envoltura del VIH, a la cual llamaron Shiv.

En el mono Rhesus. Así se introdujo el virus en monos Rhesus de un mes de vida y se observó que los animales no tratados presentaban una elevada carga viral, una disrupción de la respuesta inmune y una veloz progresión de la enfermedad.

Una vez dentro del organismo, el virus se propagaba de manera tal que a las 24 horas lo detectaban en múltiples tejidos.

Tras la prueba y utilizando este modelo de virus, según se informó, en una segunda instancia los animales fueron infectados con Shiv y 24 horas más tarde recibieron un tratamiento con NAbs monoclonales (mNAbs) de última generación.

Los investigadores observaron que el tratamiento temprano con mNAbs logró eliminar los focos en sólo dos semanas, evitando de esta manera el avance de la enfermedad y no se volvió a detectar el virus en sangre ni en tejidos periféricos en ninguno de los animales tratados.

Los resultados demostraron que, administrados tempranamente, los mNAbs pueden prevenir el establecimiento y/o favorecer la eliminación del reservorio de un retrovirus estrechamente ligado al VIH. “Estos resultados constituyen un gran sustento para comenzar a utilizar estas terapias en la clínica médica, sin embargo hay que esperar las pruebas definitivas en humanos infectados”, afirmó Jaworski.

 

Comentarios