Economia
Viernes 02 de Octubre de 2015

Un 50% más de argentinos eligieron reservar sus vacaciones en Brasil por la devaluación del Real

Los datos comparados con el año anterior ilusionan a los empresarios del sector. Luego de ls playas brasileñas, Chile había sido en 2014 el segundo país elegido.

La devaluación del real, la relativa estabilidad del peso frente al dólar y la mayor cantidad de vuelos directos entre la Argentina y Brasil impulsan los viajes al país vecino este verano.
"Las compras desde la Argentina crecieron un 50%. No sabemos si ese incremento es en parte por anticipación en comprar el viaje o sí es crecimiento real", explicó en una entrevista a El Cronista Vinicius Lummertz, presidente de Embratur, ente de promoción del turismo en el país vecino. "Estimamos recibir un 30% más de argentinos y sudamericanos", agregó Lummertz.
En 2014, llegaron 1,75 millones de argentinos a Brasil, frente a 1,3 millones de Chile, Colombia, Perú, Paraguay y Uruguay. "Creemos que va ser el mejor verano de los últimos años en turismo extranjero, por el tipo de cambio, el desarrollo de la infraestructura aeroportuaria, la mayor cantidad de vuelos y el crecimiento hotelero", anticipó.
En el caso de los argentinos, los atractivos adicionales para esta temporada saltan a la vista. Frente al peso, el real se devaluó en un año, hasta ayer, un 31% y, desde enero, un 26%. "Hubo un cambio importante en la tasa de cambio, hace muchos años que no se da esta situación favorable para los argentinos. Pero además mejoró la conexión aérea, hay muchos más vuelos directos; hay 258 semanales entre 11 ciudades brasileñas y cuatro argentinas. Los vuelos de Aerolíneas, por ejemplo, crecieron un 80% contra el año pasado. Habrá tres vuelos diarios a Florianópolis", explicó el funcionario brasileño.
El dato no es menor para Brasil. Los argentinos son los extranjeros que más visitan ese país: aportaron en 2014 el 27% del total de visitantes foráneos, que sumaron 6,4 millones de viajeros. Segundos quedaron los estadounidenses, que viajan más por negocios.
"Vienen más argentinos a Brasil que brasileños a la Argentina. Pero nosotros gastamos más por día, con lo cual no hay una balanza deficitaria para la Argentina", aclaró Lummertz, quien estuvo en Buenos Aires para participar de la Feria de Turismo Internacional (FIT), para promocionar los destinos de su país. En 2014, 1,75 millones de argentinos visitaron Brasil, con un gasto promedio de u$s 55 diarios, frente a los 1,08 millones de brasileños que llegaron a la Argentina, con un desembolso promedio de u$s 142 por día. "Gastan más porque van a la nieve y a Buenos Aires, donde quieren ver shows, vivir la noche, la gastronomía. Gusta mucho la ‘París de Sudamérica’ en Brasil. Por eso no hay desequilibrio en gastos", advirtió.
Pero Lummertz no cree, como se teme en el país, que "los brasileños dejen de viajar a la Argentina por la devaluación del real; Europa y EE.UU. están más caros. Primero viajarán por Brasil y luego a la Argentina", dijo.
El presidente del Embratur destacó, sobre todo, la mejora de la infraestructura y la mayor conectividad aérea. "Los vuelos directos no sólo hacen crecer el turismo, sino el comercio y los negocios. El turismo es una palanca que impulsa la economía en las regiones", dijo, y mencionó que no sólo Aerolíneas sumó vuelos a Brasil, sino también otras aéreas regionales, como Latam, Avianca, Azul, o ibéricas, como TAP e Iberia.
Embratur está invirtiendo u$s 1,85 millones en una campaña publicitaria en la región, la mayor parte en la Argentina.
Florianópolis continúa entre los destinos más elegidos por argentinos, junto a Río de Janeiro, Foz de Iguazú, Buzios, Bombinhas, Camboriú, Bahía, Natal y Angra dos Reis, aunque otros menos conocidos, como Ceará, crecen. El 75% viaja por turismo y el resto, por negocios. Estos últimos visitan, sobre todo, San Pablo, Río, Porto Alegre, Curitiba y Campinas.
El turismo deja u$s 7.000 millones al año en Brasil. "Es poco y mucho. Poco por su potencial y porque aporta sólo 11,5% de las exportaciones, pero mucho si se tiene en cuenta que es el quinto sector de la balanza comercial, por delante del café", comentó Lummertz.

Comentarios