Policiales
Miércoles 20 de Abril de 2016

Tres policías a juicio por no actuar ante un robo

Según la Fiscalía, habían desvalijado una casa en Paraná. Ellos llegaron y se fueron sin hacer nada

Una mujer denunció que le habían desvalijado su casa en Paraná cuando ella no estaba, y en la investigación la Fiscalía descubrió que un vecino había llamado al 911 y que la Policía entró a la vivienda y se retiró sin hacer nada ni avisar a nadie. Por esto, tres policías están imputados por el delito de Violación de deberes de funcionario público, ya ahora irán a juicio.

Se trata de Roberto Daniel Ramírez y Matías Alejandro Isseli, quienes trabajaban en la comisaría 10ª el día del hecho, y Fidel Barón, que se desempeñaba en la sexta, con distintos grados en la fuerza.

Fue minutos antes de la medianoche del 19 de octubre de 2014, una noche con muchos robos en la ciudad. Un vecino de la casa ubicada en avenida Ramírez al 4400 llamó al 911 porque observó que habían entrado a robar a la vivienda. Desde la División de Video Vilancia se comunicó la denuncia a la comisaría sexta, pero el personal de esta dependencia estaba trabajando en otro hecho delictivo. Por eso, se solicitó a la 10ª que concurriera al lugar, por ser la más cercana.

En la mañana siguiente, la dueña llegó y se encontró con su casa abierta y sin muchos elementos de valor, desde electrodomésticos hasta alhajas. Hizo la denuncia en la Fiscalía, y cuando la fiscal Paola Farinó comenzó a investigar, supo que la Policía había intervenido pero que los uniformados que acudieron al lugar entraron a la casa y se retiraron sin hacer su trabajo

Ayer se realizó la audiencia en la que el juez de Garantías Humberto Franchi elevó la causa a juicio. La acusación de la Fiscalía consiste en que primero llegaron a la casa Ramírez e Isseli, de la 10ª, y luego Barón, de la sexta. Ninguno informó de lo que había ocurrido en la casa y no se dejó constancia en ningún libro de las actuaciones realizadas. “No adoptaron las medidas para esclarecer el hecho y abandonaron la escena”, se sostuvo. Pero además, se corroboró la presencia de los policías en el interior de la vivienda porque se encontró la huella dactilar de uno de ellos en la caja de un perfume que estaba en una habitación. Prueba que hizo rozar la causa con un delito más grave.

Defienden a los policías los abogados Gaggero y Carbó, quienes plantearán su inocencia en el juicio a realizarse en los próximos meses.

Comentarios