La Provincia
Viernes 13 de Mayo de 2016

Trasplantados de Entre Ríos se unen para compartir experiencias

El grupo se reunirá cada 15 días para  plantear inquietudes y vivencias. Invitan a sus pares a sumarse

Muchas veces, las posibilidades que tiene un paciente de seguir con vida dependen de un trasplante de órganos. En la actualidad, son 7.877 las personas que están en lista única de espera en el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), que está clasificada según la necesidad de órganos o tejidos que los pacientes requieren. 

Si bien la totalidad de quienes ingresan en esta lista de espera están en igualdad de condiciones, es el estado de salud de cada uno lo que determina prioridades y se establecen las emergencias o urgencias.

En el momento en que una persona y su familia reciben la noticia de que este es el tratamiento para mejorar su calidad de vida o para salvarla, la contención es fundamental. También lo es cuando aparece un donante y el paciente tiene que preparase para la intervención. Ese acompañamiento, por lo general, se resuelve de parte de los médicos y los especialistas, que trabajan de manera interdisciplinaria para que quien debe atravesar esa instancia llegue mejor preparado; y también de su entorno.

Si la operación es exitosa y durante los meses posteriores el cuerpo no rechaza el órgano trasplantado, la oportunidad de llevar adelante una vida plena se incrementan. 

Existe un Programa Nacional de Seguimiento Postrasplante, que tiene como objetivo “cooperar con las provincias argentinas para la cobertura del tratamiento de inmunosupresores que requieran los pacientes trasplantados con cobertura pública exclusiva, beneficiarios del Programa Federal Incluir Salud y pacientes de la Obra Social Bancaria Argentina (OSBA)”, informan desde la página oficial del Incucai. Sin embargo, más allá de la recuperación física, hay necesidades personales propias de quien recibió un órgano para seguir adelante vinculadas a sus emociones. Y en esta instancia, la familia o quienes lo rodean muchas veces no son capaces de dar una respuesta. Por eso, en la provincia un grupo de personas que recibieron en algún momento un trasplante se plantearon formar un grupo para compartir sus vivencias. Lo llamaron “Reaprendiendo a vivir” y formaron una fanpage para convocar a sus pares y unirse con el fin de intercambiar experiencias e inquietudes. “Comenzamos con esta idea a partir de la propuesta de Sami Tentor, una psicóloga de San Benito, junto a un colega suyo. Nos unimos por ahora cada 15 días varias personas trasplantadas, y comentamos entre nosotros cómo es la vida en el postrasplante. Habitualmente en el pretrasplante tenemos una gran contención, pero hay muchos que después se encuentran con que están un poco solos, y advertimos que hay un montón de cuestiones que uno puede compartir y resolver en conjunto”, contó a UNO Fátima Heinze, presidenta de la Fundación FQ Alguien como yo, que ayuda a personas con fribrosis quística. 

Fátima recibió un trasplante bipulmonar en junio de 2014 y su calidad de vida mejoró de manera contundente a partir de esta instancia. En este contexto, comentó: “Nos unimos para formar este grupo de trasplantados y compartir inquietudes y experiencias, y para hacer diferentes actividades. En Entre Ríos buscamos a más personas que hayan recibido un soplo de vida y los invitamos a sumarse. El objetivo principal es promover el encuentro y la comunicación entre personas que han recibido un trasplante de órganos en Entre Ríos”. 

Asimismo, señaló que cualquier persona que haya recibido un trasplante de órgano o que esté interesada en la temática de la donación y el trasplante de órgano puede ponerse en contacto. La idea principal es crear un espacio que sea enriquecedor para todos, en particular para aquellas personas que luego de su trasplante desean compartir su experiencia y ser testimonio de vida”.

Sobre la recepción de un trasplante, Fátima Heinze expresó: “Cada persona es diferente y reacciona de manera distinta a esto que le pasa. Hay gente que puede ponerse depresiva o replantearse muchas cosas. En mi caso lo sentí como la posibilidad de una nueva vida, que me abrió puertas y me permitió además conocer un montón de personas maravillosas que siguen iluminando mi camino para colaborar y ayudar a los que necesiten una mano”.

Por su parte Amílcar Dappen, un héroe de Malvinas paranaense que recibió un trasplante hepático en 2012, valoró la iniciativa. Amílcar superó la intervención quirúrgica a través de la cual recibió un hígado, pero no fue su único momento de riesgo: antes sobrevivió a la guerra y unos años más tarde se repuso a una gravísima herida que le provocó una bala perdida en calle Moreno, en Paraná. “Estamos formando este grupo para dedicarnos al postrasplante. Cuando te toca una enfermedad y tienen que trasplantarte, vos y tu familia están pendientes de que llegue el donante, por más que uno antes haya desconocido sobre el tema y no haya estado inscripto para donar sus órganos. La familia quiere que llegue el trasplante y eso ocupa todo el espacio de los días o meses previos. Pero después que llega la intervención y se genera esa posibilidad de salvar la propia vida, más allá de que si mejora la salud o no, se atraviesan momentos delicados. Siempre digo que el pos no existe en este tratamiento; igual que como pasó en Malvinas”, comparó.

Para contactarse con el grupo, hay que hacerlo al Facebook: Trasplantados Entre Ríos “Reaprendiendo a vivir”.

***
Promover la donación de órganos


Fátima Heinze destacó que dentro de los objetivos del grupo está el de seguir promoviendo a donación de órganos. “Gracias a Dios se está movilizando bastante lo que es el trasplante. Nosotros seguimos trabajando, y más en este mes, donde seguimos dando charlas ya que el 30 de mayo es el Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos. Hay cada vez más conciencia y Entre Ríos lidera en cantidad de ablaciones. El mensaje que estamos dando y que queremos hacerles llegar a todos es Sí a la vida y sí al trasplante”, expresó.

Cabe destacar que esta fecha se propuso por el nacimiento del hijo de la primera paciente que dio a luz después de haber recibido un trasplante hepático en un hospital público, lo que representa la posibilidad de vivir y dar vida después de un trasplante.

***
Detalles de la noticia


- 7.877 son las personas que esperan actualmente un trasplante de órganos en la Argentina, según revela el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implantes (Incucai).
- 427 trasplantes de órganos se realizaron en el país en lo que va del 2016. Los donantes reales fueron 172. En tanto, en Entre Ríos ya se registraron cuatro donaciones de órganos este año.
- 3,95 millones de personas en el país están inscriptas como posibles donantes de células onomatopéyicas, que hacen posible donar vida en vida, a través de una muestra de células de la médula ósea.

Comentarios