La Provincia
Lunes 07 de Diciembre de 2015

Tras la Casación, se resolverá el futuro procesal de exfuncionarios

Ortman, intendente de Valle María, Klein y Kranewitter, tienen penas condicionales. Buscan probar que no se cometió delito

El viernes se realizó la audiencia de Casación por la condena dictada en primera instancia contra el exintendente de Valle María, Juan Carlos Klein, el actual presidente municipal, Arsenio Ortman (en el momento del proceso ejercía la secretaría de Gobierno) y el exsecretario de Obras y de Servicios Públicos, Carlos José Kranewitter. La causa tuvo un primer revés para los tres acusados en septiembre de 2014, cuando la Justicia probó que habían realizado negocios incompatibles con la función pública y se los condenó a cumplir una pena de prisión condicional, aunque el fallo luego fue casado por los defensores. 

En el debate el Tribunal de la Sala II de la Cámara del Crimen, que integraban Alejandro Grippo, Marcela Badano y Elisa Zilli, pudo acreditar que los nombrados compraban materiales para la Comuna sin concurso de precios en un Corralón que pertenecía a Kranewitter. En la audiencia, que duró alrededor de tres horas, las partes expusieron los nuevos argumentos, en función de la sentencia que determinó el Tribunal de Juicio. El abogado Nelson Schlotahuer, defensor del reelecto intendente Ortman, que en su momento había cuestionado el fallo de primera instancia, insistió con esa misma postura durante los alegatos. “No se demostró en ninguna parte del proceso que se había violado el reglamento de compras, ni tampoco se demostró ningún perjuicio económico al municipio. Eso está en la sentencia”, afirmó en comunicación con UNO. Según evaluó el penalista no se incumplió con el principio de imparcialidad, “porque se le compró a los demás comercios de Valle María en la misma proporción y más todavía”.

Schlotahuer planteó que el dueño del corralón en ningún momento se interesó en que se le compre a él y no a otros. En la valoración del letrado, la elección de ese comercio para adquirir materiales responde a “una situación especial de ese momento, no eran las únicas compras, porque también se hacían en otro corralón de Valle María”. El defensor recalcó para avanzar en esta operación previamente se habían realizado “cotejo de precios, para ver cuál era el producto más conveniente”.

Otro de los aspectos en el que puso énfasis el defensor fue que “en ningún momento se le compró directamente a Kranewitter, sino que se lo hacía con quien estaba a cargo del negocio, que era el socio de éste”.

De buena fe

El defensor recordó que ante el Tribunal sostuvo que una de las variables que los funcionarios debieron enfrentar en aquel entonces fue la situación financiera de la primera gestión vecinalista. “Muchas veces se tenía que apelar a quien le pudiera fiar, a quien le podía aguantar un par de días para poder pagar. Todas esas cuestiones jugaron a la hora de decidirse por esto”, reflexionó. También hizo notar en la audiencia que Klein y Ortman consultaron para saber si estas operaciones eran correctas al contador y al abogado que tenía el municipio en ese momento: “Les dijeron que lo que se estaba haciendo, estaba bien. Eso les hizo creer que estaban actuando correctamente”.

El veredicto

El Tribunal de la Sala de Casación Penal conformado por Rubén Chaia, Pablo Vírgala y Elvio Garzón, dará a conocer su decisión sobre esta causa el 22 de diciembre a las 12. Además de Schlotahuer (defensor de Ortman), expusieron sus alegatos el abogado Marciano Martínez (defensor de Juan Carlos Klein) y  Carlos Chemes (representa a  Carlos José Kranewitter). Por el Ministerio Público Fiscal estuvo Rafael Cotorruelo.
 

Comentarios