La Provincia
Sábado 11 de Junio de 2016

Tras el anuncio de Macri a Federación del Citrus planteó sus dudas

El presidente de la Federación del Citrus de Entre Ríos (FECIER), Fernando Borgo, señaló que “no quedó del todo claro en cómo se pueden traer las inversiones” relacionadas al sector, tras la visita del presidente Mauricio Macri a la Estación Experimental del INTA Concordia. Donde se firmó un acuerdo con Coca Cola.
Vale recordar que parte de los anuncios oficiales destacaron que “Coca Cola vuelve a confiar en los argentinos” y que “de la mano de la confianza vienen las inversiones”. Macri resaltó el hecho de que existe un compromiso de la empresa tendiente a “que se pueda triplicar, en los próximos años, la compra de jugo concentrado de naranjas” de la región.
Borgo se preguntó “cuánto jugo necesitaría” la multinacional. “Lo que queda claro es que hoy, con el jugo que se puede comercializar en la industria, no se puede subsistir”, indicó el dirigente a Diario Río Uruguay.
En ese sentido, comentó que el productor regional “le lleva a la industria, lo que le sobra en la quinta”. Remarcando que “o tirás la fruta o la llevas ahí”, dado que “no hay un margen de ganancias” óptimo para esa rama de comercialización.
“La demanda está, pero si los precios serían los convenientes nosotros estaríamos llevando la fruta y no quejándonos que nos quedó la fruta en planta”, argumentó el citricultor.
Según el presidente de FECIER, el mercado global de las bebidas va in crescendo. “El jugo es una alternativa cierta para nuestra producción, por eso se insistió con la fábrica de jugo en Villa del Rosario”, ejemplificó. Pero acto seguido afirmó que el insumo que pide actualmente Coca Coca “es básicamente de naranjas, en un porcentaje ínfimo y que no nos mueve el amperímetro”.
Es que en la región, “la mitad de la producción es de naranjas y la otra mitad prácticamente es de mandarinas (un 40%)”, sostuvo el dirigente.
Según Borgo, en la región siempre se apuntó al producto fresco “y teniendo a la industria para dejar la fruta que no se comercializaba”.
En este sentido, el citricultor recordó que “hace 15 años cuando la exportación era la vedette del mercado, muchos productores apostamos a una variedad de mandarina que era del paladar del mercado europeo”. Sin embargo, dijo que “hoy que tenemos ese mercado cerrado, tenemos esa fruta sin comercializar porque es una fruta que quizás no sea del paladar de nuestros consumidores locales”y agregó que “a lo que quiero llegar es que no es fácil para un productor decidir qué plantar”, sentenció.
Borgo remató mencionando que una producción de estas características está pensada a “15 o 20 años”, definiéndola como “proyectos a largo plazo. Eso se complica en un país tan oscilante como el nuestro”, aseveró.
Inversiones
Por último insistió en los anuncios serán positivos, dependiendo “del margen del ganancia que haya” y paso seguido sentenció, “hoy -con los precios actuales - se podría decir que es inviable hacer una quinta de citrus para jugo”.
En ese punto, aclaró que a un empresario que quiere venir a invertir a la región, tampoco le interesaría hacerlo en la citricultura en general. “Hoy el sector está devaluado y somos citricultores porque nos gusta”.
De todas maneras, sostuvo que sus dichos deben ser tomados sin intención de menospreciar el anuncio de este viernes, dado “todas las herramientas para reflotar el sector son bien recibidas y dan ánimos para ver de qué manera se lo puede capitalizar en la zona”..

Fuente Diario Río Uruguay

Comentarios