Ovacion
Jueves 23 de Abril de 2015

Transita paso a paso su ilusión Académica

David Correa se sumó hace seis años a la novena de Racing Club. Actualmente alterna en el plantel de Cuarta y Reserva. 

Matías Larraule / mlarraule@uno.com.ar

La frase que inmortalizó Reinaldo Carlos Merlo grafica el recorrido que está transitando David Correa en las divisiones formativas de Racing Club de Avellaneda. El arquero paranaense de 19 años va caminando “paso a paso”. Se sumó a las inferiores de la Academia cuando tenía 13 años. Tras dos semanas a pruebas se integró al plantel de Novena. A partir de ahí comenzó a proyectar su sueño. Actualmente alterna en el plantel de Cuarta división (la mayor de las categorías juveniles) y en la división Reserva.

Su recorrido comenzó lejos del Cilindro de Avellaneda. Tenía apenas 5 años cuando se divertía en una escuela de fútbol que funcionaba en un complejo ubicado en calle La Paz de la capital entrerriana. Luego jugó en la esquina de su barrio, lugar donde nació Fútbol San José, un equipo que se formó con el objetivo de aprender y jugar amistosos con elencos que militan en la Liga Paranaense de Fútbol (LPF).

Universitario le echó el ojo. Lo invitaron a sumarse al semillero de barrio Corrales. Defendió la valla de la U durante  cinco años. Estuvo hasta que se le presentó la gran chance de emigrar. O en realidad, las grandes oportunidades de dar el gran salto. Tras superar una preselección se trasladó en Buenos Aires. Entrenó durante dos semanas en el complejo Casa Amarilla, pero no pudo superar la prueba.

El fútbol le dio revancha. A las semanas se le abrió una nueva puerta. Esta vez era Racing quien le presentaba otra oportunidad. Luego de un par de semanas recibió la noticia que anhelaba. “Llamaron a casa para comunicar que tenía que armar las valijas para irme a Buenos Aires a vivir”, recordó David, en diálogo telefónico con Ovación.

 “Papá y mamá se pusieron muy contentos, aunque a mamá le costó más porque se le iba uno de los hijos. Ella se puso a llorar, pero siempre me respaldó”, subrayó. “No fue nada sencillo irme de casa a los 13 años, pero lo bueno es que me sumé a la pensión del club. Tenía muy buenas referencias en la atención y desde que estoy ha mejorado y no ha dejado de progresar. Nos dieron un fuerte respaldo psicológico. Siempre estuvieron para cualquier cosas que necesitaba. Además tengo parientes en Buenos Aires por parte de mi papá y a mi padrino. Esto fue importante”, añadió.

El Pollo, como lo denominan sus compañeros de la Academia, transitó todas las categorías juveniles. Actualmente alterna entre la Cuarta y Reserva. En esta última defendió la valla, con una destacada actuación, el martes ante Nueva Chicago. Su meta personal es dar otro paso hacia adelante e ingresar en el plantel profesional. “Sería muy lindo firmar en un club grande. Lo estoy buscando”, aseveró. Todos los días entreno a full para poder jugar el sábado y que digan “¿qué hacemos con este chico que quiere jugar?” Si algún día se puede dar firmar un contrato bienvenido sea, si no iremos a buscar otro club para ver qué pasa. El entrenador de arqueros nos dice siempre que el fútbol no se termina en Racing, aunque voy a hacer todo para firmar en el club”, apuntó.

David ya fue promovido por Diego Cocca para entrenar con el plantel de Primera División del último campeón del fútbol argentino. De esa manera trabajó a la par de Sebastián Saja. “Hace cuatro años que está en el club y es un referente”, describió. “Cuando vas a entrenar te tratan como a uno más, no hacen diferencias. Siempre te tratan como si fuese parte del plantel para que te vayas acostumbrando, porque si te va bien, en algún momento vas a subir. Ellos te acostumbran para que puedas tener un buen comienzo. Te apoyan mucho y están para lo que necesites. Subí un par de veces y te tratan maravillosamente”, recalcó David, quien quiere dar el último paso a su sueño Académico.

 

Comentarios