A Fondo
Jueves 26 de Mayo de 2016

Toman medidas para prevenir más muertes

Lautaro López / De la Redacción de UNO
llopez@uno.com.ar


El fútbol de la provincia no vive su mejor semana en cuanto a lo deportivo. En la Liga de Colón Entre Ríos, el jugador Micael Favre, de San Jorge de Villa Elisa, perdió la vida dentro del campo de juego. La situación repercutió en todo el país. ¿El codazo o el rodillazo fue lo que provocó la muerte del jugador? se preguntaban los seguidores y opinólogos deportivos. Nada de eso. Fue algo más sencillo. La muerte se produjo por una afección cardíaca preexistente en el joven de 24 años.  

El sábado, en la Liga de Veterano, en el complejo Oscar Chapino, falleció Rubén Lanzi, de 65 años, cuando disputaba un encuentro con la Agrupación San Martín. Los primeros trabajos de auxilio no fueron suficientes para salvar al Ruso, como lo conocían en la capital entrerriana. En menos de una semana, dos muertes golpearon fuerte al ambiente del fútbol. Hace un mes moría por una situación similar en la Liga Amistad, Jorge Salvaña, jugador del CEP.

Estos casos deben servir para encender una luz de alerta y evitar que deportistas tengan un trágico final.   

Los dirigentes de la Liga Paranaense de Fútbol (LPF) abrieron el ojo y hablaron con los distintos delegados de los clubes para empezar a contar con la presencia de un médico en cada partido, lo cual será obligatorio en cada partido de Primera División y Sub 20 a partir de la segunda ronda del Torneo Unidad. Yo pensaba que ya era obligatorio contar con un médico y una ambulancia, pero parece que estaba equivocado. 

Muchos son los temas en los cuales se debe trabajar en Paraná para mejorar el fútbol doméstico. La primera medida que aplicará la LPF  será un médico y una ambulancia en la cancha. Bienvenida sea, pero surgen preguntas que necesitan una respuesta urgente: ¿El profesional tendrá los elementos suficientes para realizar su trabajo de reanimación? ¿Las ambulancias estarán bien equipadas? La realidad indica que las unidades de emergencia de la provincia, que son las que van a las canchas de fútbol de la LPF, no están preparadas. Faltan móviles de alta complejidad que puedan seguir realizando los trabajos dentro de la ambulancia y gente capacitada que pueda realizar las primeras tareas antes de que llegue al hospital o clínica más cercana.  También falta que las instituciones se comprometan seriamente con la salud y exijan a sus jugadores controles estrictos de salud y ciertos cuidados en la vida diaria. Cada club o agrupación tiene que  preocuparse  y ocuparse por la salud de sus jugadores. 

Comentarios