A Fondo
Miércoles 01 de Junio de 2016

Tinelli mostró las cartas en la apertura del Show

Sebastián Gálligo / De la Redacción de UNO
sgalligo@uno.com.ar


Marcelo Tinelli quiere la AFA. Y sabe que con la militancia dirigencial no alcanza. Viene de empatar en una elección escandalosa, donde le mostraron cómo son las reglas de juego. Pero no perdió y el final es abierto e incierto. Entonces redobla la puesta. En medio del caos, mostró las cartas en donde mejor juega: la tele. Así abrió su programa, el show más esperado y visto en el prime time de la pantalla chica con picos de rating de 36,8. Cada movimiento pareció medido, estudiado. Y en varias secuencia de la ficción, más allá de la cantidad de protagonistas, parece haber un mensaje elocuente. 

La historia se resumió así.  Bajó del avión de Europa, donde estuvo con Messi y el Kun. Lo que es cierto. En la puerta del aeropuerto lo esperó el Pollo Vignolo, uno de los relatores más cotizados. Se subió al auto y comenzó la “rotation” por la Ciudad de Buenos Aires. Se cruzó con  Barovero, quien hace de “Trapito” y le pagó con 38 pesos, a lo que el exarquero de River le respondió. “Podrías poner un poquito más que con esto te empató Segura”. La grúa le llevó el auto y apareció el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, el alfil del presidente Mauricio Macri, que le dijo dónde tomar el colectivo. Siguió  caminando y en un carrito de la Costanera el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, “la nueva política”,  le vendió  una empanada. Luego chicaneó en un puestos de diario y revistas con Sergio Massa,  uno de los jefes de la “oposición”. Fue al súper como cualquier mortal y lo frenó Ortigoza, el 5 de San Lorenzo, su equipo, pero luego lo gastó un vendedor de Globos en la plaza. El ambulante fue nada más ni nada menos que Wanchope Ávila, el goleador de Huracán. 

Esta fue la carta de presentación del Bailando. Así se mostró el hombre que va a visitar a las estrellas de la Selección Argentina, el que lo atiende el que canta los goles, el que lo asesoran los jóvenes políticos, el que se deja chicanear por el ídolo de su clásico rival, en una muestra de tolerancia, el que se baja de un avión y se toma el 39 para llegar al laburo. Así arrancó la temporada Marcelo Hugo, con un remate fuerte y que parece tener un solo propósito, quedó claro o ¿no?  Ah, y hubo un bonus track. Como si fuese guionado, su adversario mediático de los 90, Mario Pergolini, un par de minutos antes de la apertura dijo que lo votaría para conducir la AFA, en El Buscador, el nuevo programa de Bonadeo en la Televisión Pública.  

Comentarios