Accidente vial
Jueves 01 de Septiembre de 2016

Tiene 86 años y hace más de tres meses reclama a Telecom que arregle su línea

Julio Corrales tiene 86 años, vive en la intersección de las calles El Surubí y Las Anguilas, en Toma Nueva, de Paraná. Hace tres meses, producto de una fuerte tormenta, el cable de telefonía que pertenece a la empresa Telecom se rompió y el poste que lo sostiene cayó al suelo. Según su relato, al día siguiente de la tormenta desconocidos se robaron el poste que sostenía el cablerío.


De ahí en más el paranaense, con sus años a cuestas, empezó un peregrinar a la empresa y los organismos estatales de Defensa del Consumidor para que le arreglen la línea.


Julio vive sólo y su única hija vive en la localidad de Diamante. Para comunicarse con ella recorre el camino que va desde su casa a la terminal de ómnibus, y allí utiliza una cabina telefónica. Todos los meses debe pagar la factura de teléfono, casi 60 pesos por costos de mantenimiento de una línea que no funciona. Por cualquier necesidad o emergencia, Julio no tiene forma de contactarse con nadie. No tiene teléfono celular, ni sabría como usarlo.


"Como verás ya no soy un muchachito. Me mandan a una oficina, a otra pero nadie soluciona el problema", contó a UNO. También hizo referencia a que recurrió al medio de comunicación casi en una actitud desesperada. "Es que no sé que hacer", señaló.


Con la boleta de este mes en mano, ya paga y un papel diminuto en el cual tiene anotado el número de gestión ante Telecom: el 3029604, Julio estuvo en la redacción de UNO. Aún espera que ayuda por parte de Defensa al Consumidor del municipio y de la Provincia.




Comentarios