Accidente vial
Miércoles 29 de Junio de 2016

Tenía probation, pero irá cinco años preso por varios delitos

Sebastián Dalmasso, de 22 años, cometió robos, amenazas y tiroteos en Colonia Avellaneda en 2015 y fue condenado

En 2015 Sebastián Dalmasso se mandó una tras otra en Colonia Avellaneda. Robos, amenazas y tiroteos, que se fueron acumulando en una causa en la Fiscalía. Al principio le dieron la oportunidad para que recapacitara y pusieron a prueba su conducta con una probation. Pero de poco sirvió, ya que no tardó en cometer nuevos hechos delictivos. Perdió el beneficio, cayó preso, y ayer el joven de 22 años acordó cumplir la pena de cinco años de prisión.


El primer hecho ocurrió el 10 de marzo de 2015. Una inspectora de la Dirección General de Tránsito de Colonia Avellaneda denunció que faltaba del depósito de vehículos secuestrados una moto Gilera Smash 110, sobre la cual Dalmasso había ido varias veces a preguntar. Poco antes se la habían incautado porque no tenía documentación, seguro ni el casco. En horas de la siesta de ese día, la Policía lo interceptó y le volvió a sacar la moto a Dalmasso, quien se dio a la fuga. El hecho fue calificado como Violación de medios de prueba, registros y documentos.


Una semana después, el 17 de abril, el joven iba con Darío Barzola y le dieron una paliza a Brian Gaston Bellefemine que se encontraba en la parada de colectivos de calle Teniente Giménez y Yañez Martínez. Con golpes de puños y patadas por varias partes del cuerpo le ocasionaron severas lesiones, y antes de retirarse lo amenazaron: "Te vamos a buscar y cagar a tiros".


Pasaron otros siete días para que Dalmasso se volviera a meter en problemas: también junto a su cómplice Barzola y otros dos no identificados, fueron a calle Martín Fierro y Los Constituyentes de Colonia Avellaneda. Tres de ellos ingresaron al patio de una casa con el fin de apropiarse de 20 bolsas de cemento y varias varillas de 8 milímetros cortadas que estaban dentro de un tacho, mientras los otros dos vigilaban desde una camioneta Ford F-100 que tenía con una calcomanía del Gauchito Gil. Cuando vieron que los dueños advertían el robo, escaparon.


Tras la denuncia a la Policía, dos efectivos interceptaron la camioneta a pocas cuadras y al intentar identificar a los ocupantes, Dalmasso, que iba al volante, se resistió violentamente a bajar, salió abruptamente y a gran velocidad con la camioneta marcha atrás, y uno de los policías se aferró a la puerta para evitar ser chocado. El conductor lo arrastró por unos 100 metros y al caer en un badén detuvo la marcha y arrancó nuevamente a gran velocidad hacia su casa, ya sin el uniformado colgado de la puerta.


Dalmasso recibió una probation, por la cual debía portarse bien para no caer preso, pero pasaron pocos meses hasta que reincidió: el 20 de noviembre a la tarde iba en un Fiat Duna gris por calles Teniente Giménez y Carlos Patat de Colonia Avellaneda, detuvo la marcha, se bajó y comenzó a insultar a dos hermanos que iban en una moto, luego esgrimió un arma de fuego de puño tipo revólver y efectuó un disparo sin destino.


A la noche continuó con el raid delictivo: en horas de la noche ingresó a la panadería La Tradición ubicada en Miguel David y Las Garzas de Paraná. A punta de un revólver, redujo a la empleada y la amenazó: "Si no me das toda la plata te mato". La mujer no dudó en entregar los 1.200 pesos que tenía, y además se llevó dos teléfonos celulares,uno de los cuales se le cayó en la vereda antes de huir.


De esta manera, Dalmasso llegó a la instancia de juicio abreviado, ya que prefirió acordar una pena con la Fiscalía. Ayer se realizó la audiencia, donde se formalizó el acuerdo arribado entre el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull y el imputado, quien fue defendido por Javier Aiani.

Teniendo en cuenta como atenuantes su alto grado de vulnerabilidad social (por su situación socioeconómica y escasa instrucción), y como agravantes la "falta de apego a la norma, como así también la reiterada infracción a la ley penal haciendo cuenta de vastos hechos delictivos en los que se ha visto involucrado, contra la propiedad privada, como así también contra las personas", la pena acordada fue de cinco años de prisión.

Por su parte, Barzola, que fue involucrado en dos de los hechos, recibió el beneficio de la suspensión del juicio a prueba por el término de un año.

Comentarios