Pais
Viernes 02 de Septiembre de 2016

Tenía prisión domiciliaria y tobillera electrónica y fue a robar con un taladro

Lo detuvieron cuando intentaba entrar a robar a una casa. Debía permanecer recluido en su casa por una causa por narcotráfico.

Un hombre que gozaba del régimen de la prisión domiciliaria en una causa por narcotráfico y tiene tobillera electrónica para ser monitoreado, fue detenido junto a dos cómplices cuando intentaba entrar a robar a una casa del barrio porteño de Saavedra rompiendo la cerradura con un taladro, informaron fuentes policiales.
El sospechoso estaba a unas 40 cuadras del domicilio donde debía estar alojado y las autoridades aún están tratando de determinar si hubo algún tipo de alerta de la tobillera o si el aparato no funcionaba correctamente.
La detención de los tres sospechosos -dos hombres de 37 años y una mujer de 36- fue concretada el jueves por la tarde por personal de la comisaría 35 de la Policía Federal (PFA) de la ciudad en la calle Superí al 3500 del mencionado barrio porteño.
Según las fuentes, los imputados fueron sorprendidos cuando intentaban violentar con un taladro portátil la cerradura de la puerta de una vivienda de la cuadra sin que se dieran cuanta de que el dueño de casa estaba en la propiedad y al escuchar los ruidos llamó al 911. L
os tres sospechosos fueron sorprendidos en la puerta de las casa por los policías de un patrullero de la seccional 35 que llegó de inmediato al lugar. Al ser requisados, los efectivos policiales advirtieron que uno de los hombres tenía una tobillera de rastreo satelital y al ser identificado se determinó que era un imputado con prisión domiciliaria en una causa por infracción a la ley de drogas que debería haber estado en su casa, a unas 40 cuadras del lugar de la detención, sobre la avenida Monroe al 5700 del barrio de Villa Urquiza.
Los imputados se movilizaban en un auto Renault Clío plateado que también fue secuestrado junto al taladro y otras herramientas. Como el robo no llegó a convertirse ni siquiera en una tentativa, el caso quedó caratulado como "violación de domicilio", un delito correccional, por lo que la causa fue derivada al fiscal contravencional porteño Norberto Brotto.

Télam

Comentarios