La Provincia
Jueves 08 de Enero de 2015

Tendencias y precios de libros para leer en verano

Opciones para todas las edades: Novelas, best sellers e historias eróticas están entre las elegidas. El placer de una lectura para distenderse    

Leer durante el verano es una de las actividades más placenteras. Hay más tiempo, uno se encuentra más relajado y muchos aprovechan la oportunidad para adentrarse en esa historia que dejó pendiente por el trajín diario de otros meses del año. Hay de todo para elegir, opciones y precios diversos.


Ayer por la mañana en varias librerías de Paraná llegaron clientes a cada momento: algunos pedían recomendaciones, otros ya tenían la idea fija de aquello que querían leer.


Sentarse en cualquier sombra, en una plaza, bajo el acondicionador de aire o el ventilador a la siesta, a la tarde en el patio, en la playa, en cualquier parque, a la noche cuando todos duermen, bajo la luz de un velador, a la mañana temprano, en cualquier momento de las vacaciones, a toda hora, la lectura está presente para los amantes de los libros y en la época estival, también para aquellos que durante el año no pueden o no tienen tiempo de dedicarse a ellos.


No importa qué se lea, el hecho de hacerlo siempre deja algo, una enseñanza, un aprendizaje o un simple gozo que se renueva con cada historia.


En Paraná al menos, las librerías vendieron durante las fiestas, incluso para Reyes con ofertas de publicaciones destinadas a los niños.


Para muchos, la lectura de verano es distinta a la que se hace durante el año. Buscan descansar con una buena historia y cuando está bien escrita ayuda y entretiene. Germán Altuna es el titular de una librería de Paraná que está ubicada en Buenos Aires antes de llegar a Cervantes. Ayer por la mañana le llegó una nueva caja de libros con más de 20 títulos que a cualquiera le hubieran gustado tener. La abrió junto a UNO Verano y menos de 15 minutos después, una mujer que llegó hasta su local se llevó Las tres bodas de Manolita, libro que pertenece a una saga escrita por Almudena Grandes; aún tenía puesto el plástico que lo recubría.


“En esta época, la gente busca distensión y aumenta la venta de las novelas y libros como para leer en la playa, historias que transportan a otro lado y mucho menos textos de actualidad”, señaló Altuna.


En eso coincidieron varios libreros más: los de política, de ciencias sociales o de otras particulares, son en general dejadas de lado, para encontrarse con otro tipo de lecturas.


Una señora, en el mismo local, pidió una recomendación: “Quiero algo que no sea lo que leo siempre, como para relajar la cabeza”, así lo dijo y luego de varias opciones entre las que se encontraba Mr. Mercedes de Stephen King, terminó por comprar La historia del loco de John Katzenbach.


Hay quienes llevan textos de autoayuda o autosuperación como le gusta nombrarlos a algunos y una gran parte de las lectoras se volcaron, sobre todo en los últimos dos años, a la novelas eróticas.


Esa definición –la de novela erótica– es propia de los libreros que encontraron nuevos clientes que van desde mujeres muy jóvenes, hasta adultas mayores que aún ingresan hasta sus locales para pedir con entusiasmo 50 sombras de Grey de E. L. James o cualquier otro título que permita con sus palabras e historias recrear la imaginación. Con la publicidad de la película que llevará ese mismo nombre, hubo nuevos relanzamientos y demandas del libro, pero la relación con el cine y el verano, requiere un capítulo aparte.

 

 

Del texto al cine

 


Siempre que un libro fue llevado al cine provocó, al menos, dos cosas: la comparación inmediata y el crecimiento de la demanda del texto que dio origen a la película.


Según las consultas en las librerías locales, en estos días llegará una nueva edición de Papeles en el viento de Eduardo Sacheri, pero en la portada estarán los actores –Peretti, Echarri, Rago y Torres– que actúan en la película que será estrenada hoy en los cines del país. Este libro particular tendrá un precio de 220 pesos.


También se encuentran entre los más elegidos para el verano aquellos títulos destinados a los jóvenes.


Entre las tendencias, se dejó de lado por el momento a las historias de vampiros que se enamoran y se atraen.


En cambió, todo parece indicar que la demanda creció por aquellas novelas y sagas donde los adolescentes son los únicos que pueden salvar y cambiar al mundo.


Estos libros tienen su versión cinematográfica y muchos de aquellos que llegan a la librería, primero pasaron por la pantalla grande. Historias románticas con castigos profundos, héroes y heroínas a puro arco y flecha, submundos intransitables donde la voluntad lo puede todo, laberintos imposibles donde correr es la única posibilidad de sobrevivir son parte de algunos de los temas recurrentes. Bajo la misma estrella de John Green, Los juegos del hambre de Suzanne Collins, Divergente de Verónica Roth o Correr o morir de James Dashner están entre las más elegidas.


Todos estos libros tiene un precio que ronda los 200 pesos y la mayoría de ellos son sagas y algunas llevan más de tres títulos para constar la historia completa.


Pero también hay otros textos que aún son demandados por jóvenes y que tuvieron buena aceptación en la Feria del Libro que se desarrolló en Paraná. Sebastián Demonte, hijo de Pedro, dueño de la librería más antigua de la capital provincial, contó que los comics y el manga –palabra japonesa para designar a los comics con sus características propias– también están entre los requeridos. Hay ediciones a menos de 100 pesos donde la estructura del libro es de atrás hacia adelante, como se lee en países de oriente; es decir, la contratapa es la tapa y la primera página es la última.


La librería de Demonte cumplió el 1º de enero 78 años y está ubicada en San Juan y Uruguay.

 

 

Incentivar y compartir

 


También durante el verano, son numerosos los padres y abuelos que ingresan en las librerías con la inquietud de comprar algún libro destinado a sus hijos y nietos más chicos. Hay más tiempo y es una actividad importante que se puede compartir. Lo cierto es que la oferta es amplia y destinada a cada edad.


Ayer por la mañana, en uno de los locales de Buenos Aires, una señora buscaba un título para su nieto y el encargado le explicó que la mejor forma de incentivar la lectura en un niño, no es obligarlo a que lo haga, sino rodearlo de libros, que tenga posibilidades de elegir y mucho más si en la casa no tiene biblioteca.


Los precios también son variados. Hay algunos que tienen botones con sonidos que permiten jugar mientras un adulto avanza en la historia, otros tiene un pequeño títere incorporado donde quien lee puede interactuar con los chicos y ayuda, no solo para contar una historia, sino también para pasar el momento junto a los hijos o nietos.

 
Después hay libros de tapas de cartón que tienen hasta autitos de juguetes incorporados y de tapa blanda con cuentos para más grandes. Parten de los cinco pesos, hasta superar los 300.


Lo cierto es que hay opciones para todas las edades, gustos y bolsillos.


Ayer, durante la mañana, había movimiento en las librerías de Paraná con clientes que estaban en la búsqueda de una buena opción para pasar de la mejor manera los meses de mayor calor del año.

 

 

Entre los más vendidos en Paraná


Yo, el peor de todos de Jorge Rial está entre los libros más demandados del verano.


Libreros de Paraná no dudaron en afirmar que se trata de uno de los títulos más elegidos.


El libro editado por Margen Izquierdo, cuenta experiencias y vivencias de Rial desde que era cronista y panelista de Indiscreciones, su paso por canales como Telefe, el 9 y su desembarco en América.


Vivencias personales, chimentos y política se entrelazan en cada uno de los capítulos en 392 páginas. Tiene un costo de 190 pesos.

 

 

Costos que no bajan de 200 pesos  por título, con subas progresivas

 


Por lo general, hace varios años atrás, los precios de los libros aumentaban una sola vez en el año. Ahora eso cambió y por lo menos, el costo se modifica dos o tres veces.


También es cierto que el costo del transporte, la logística para que lleguen a Paraná u a otra ciudad del interior del país, tiene un valor distinto que en Buenos Aires y muchas veces es el mismo librero el que absorbe esa diferencia.


En líneas generales, se puede decir que de un año a otro, el precio del libro aumentó entre un 30% y un 40%; puede ser que algunos un poco menos. Hoy, salvo los de bolsillo, la mayoría tienen un precio que va de los 200 pesos en adelante y los últimos más demandados, se acercan a los 300 pesos.


Entre los libros más vendidos en las últimas semanas, al menos en algunas librerías de Paraná, se encuentra Historia Clínica de Daniel López Rosetti y cuesta 220 pesos; también Usar el cerebro de Facundo Manes al mismo precio; Mr. Mercedes de Stephen King a 270 pesos; los títulos de Florencia Bonelli que algunos están por encima de los 250 pesos; y entre otros, Por el sendero de las lágrimas de Gloria Casañas que cuesta 289 pesos.


También durante el verano, sobre todo en los últimos días de diciembre y los primeros de enero, los libros de horóscopos y predicciones están entre los elegidos, como así también aquellos de crucigramas, sopas de letras u otros juegos que tienen sus clientela particular y donde los precios son variados para cada bolsillo.

 

 

Comentarios