Espectaculos
Martes 07 de Julio de 2015

Teatro, humor y tango confluyen en escena

Milonga bardera. Por partida doble, el espectáculo de la compañía Teatro del Bardo se presentará el viernes 10 y el sábado 11 en el centro cultural La Vieja Usina. Fue estrenado con éxito en mayo, en el Teatro 3 de Febrero

La Vieja Usina se encenderá con el rumor de una orquesta, una fiesta mistonga que reunirá a minusas, compadritos y otros personajes de arrabal. El viernes 10 y el sábado 11, a las 21.30, se volverá a poner en escena el espectáculo Milonga Bardera  que –con el sello de la compañía Teatro del Bardo–se estrenó con éxito a fines de mayo, en el Teatro 3 de Febrero.

Su directora, Nadia Grandón, destacó en diálogo con Escenario que se trata de una obra donde se conjugan diferentes disciplinas: la danza, el teatro y, por supuesto, las cadencias del tango: “Milonga Bardera tiene dos músicos en vivo que forman parte del grupo, Matías Maín y Ariel Micol como invitado, si bien ya ha trabajado en otras obras con Teatro del Bardo. La danza está muy presente, porque gira en torno al universo de la milonga. Y, por supuesto, está el teatro. Desde esa concepción partimos”. 

El espectáculo cuenta con varios artistas en escena: Valeria Folini como La Tilinga; Pablo Médici es Aniceto Parrales; Walter Arosteguy como Chulinga; Daniela Osella es La Minusa; Pablo Vallejo es El Yuyeta; Matías Main como Balmaceda; y Ariel Micol como El del Fueye. 

“El espectáculo se fue escribiendo a partir de la guía dramatúrgica que propuso Valeria Folini, pero en el espacio se van construyendo materiales escénicos con la dirección de Nadia Grandón. Por eso la creación es, de alguna manera, colectiva. Porque se toma una idea como puntapié, después los actores también traíamos ideas para algunas escenas, y por supuesto, las sugerencias de la directora y la guía dramatúrgica”, señaló, por su parte, Daniela Osella, integrante del elenco. 

Se trata de una comedia en la que se retratan situaciones cotidianas del mundillo del dos por cuatro: “Ha vuelto la piba que un día se fuera, un galán está escondido chamuyando en un rincón. Pasa la percanta tangueando altanera, al compás de la ronca maldición del bandoneón. Con este tango que es burlón y arrastradito, luce la grela el canyengue en las caderas. Por ella, el yuyeta, el bacán y el compadrito relucen sus cuchillos a las luces de las velas”, señala la sinopsis poética del espectáculo.

 “Es nuestra visión de una milonga, algunos hemos transitado caminos del tango y de nuestras propias experiencias, o de lo que imaginamos que podría suceder dentro de una milonga, tomamos características particulares de algunos personajes que circulan en ese ámbito”, señaló Grandón. 

Por otra parte, destacó que la puesta es atemporal: “Lo que hacemos es, a partir de lo musical, tomar distintas épocas del tango y distintas formas de bailarlo. Pero el espectáculo en sí no remite a ninguna época en particular, las reminiscencias de antaño están en la música y el baile”. 

Hay música en vivo, y como invitado está Pablo Médici, que hace su aporte desde el corazón del universo tanguero al que pertenece, ya que –como bailarín– es referente dentro de la ciudad y la provincia. “Es interesante remarcar que si bien es un espectáculo de teatro, hay actores intentando bailar y bailarines intentando actuar. Y se construye este hibrido”, comentó Osella. 

Como particularidad, desde que se hizo Bardo Criollo en 2009, en esta obra vuelve a reunirse sobre el escenario todo el elenco de Teatro del Bardo. “Generalmente, nuestras obras tienen pocos actores para poder salir de gira, y en esta oportunidad reunimos a gran parte del equipo sobre el escenario”, añadió la directora de la obra. 

 

Comentarios