A Fondo
Miércoles 27 de Abril de 2016

Te drogás porque querés

José Amado / De la Redacción de UNO
jamado@uno.com.ar


Una de las ideas más escuchadas luego de las cinco muertes en la fiesta electrónica Time Warp es esa que sostiene que cada uno sabe lo que está haciendo con su cuerpo, cada uno se droga porque quiere y está en cada uno el límite que se pone ante el peligro. Y que hay empresarios inescrupulosos, dealers que venden drogas adulteradas y funcionarios corruptos. Como en cualquier mercado. Pero en definitiva es uno el que eligió probar, consumir, excederse o no. Artistas, intelectuales, periodistas, cansaron con la teoría del control de riesgos: individualista, superficial, pero sobre todo mentirosa. Cerebros que construyen la plataforma ideológica del sistema, que da argumentos por derecha y por izquierda para justificar lo que sucede. Entonces, al final, la culpa siempre es de la víctima.

Como si no existiera una maquinaria que te da basura, probás basura, te acostumbra a la basura, pedís basura, te da basura. Y te convence de que la basura la es ‘cool’, y la controlás si tenés los recursos y el carácter.

La respuesta a la pregunta sobre porqué alguien va y se mete algo así en el cuerpo, no la tiene nadie. O la tienen tantos que confunden.

Pienso, por ejemplo, en los padres de los chicos muertos en la fiesta, si creerán que sus hijos se excedieron, o que fueron estafados con una pastilla en mal estado, o que no supieron ver el límite, o que fueron mal influenciados por otros, o que faltó hablar más sobre drogas en sus casas. O si pensarán que hay un sistema que presiona, empuja, seduce, caza, succiona, envuelve, engaña, insiste, fascina, tanto que no hay lugar a la posibilidad de no probar, y que entonces murieron ellos como pudieron haber sido otros, y como son tantos todos los días. O si hoy solo cabe el dolor. Difícil saberlo.

Igual, en esta historia, al final siempre pierdo: los que piensan distinto consiguen más argumentos, y uno es el boludo sin calle.

Las propuestas desde el Estado han sido siempre las mismas: Macri habla del “combate al narcotráfico”, una consigna que intenta demostrar acciones mientras oculta y deja suceder cosas como Time Warp. El kirchnerismo fomentaba la libertad individual para el consumo; libertad comprada, mutilada, aplastada por la cultura del consumo. Nunca existió la posibilidad de un enfoque desde la salud y la educación, la prevención y la asistencia.

El humorista Martín Bossi dijo en Twitter: “Me crié en un mundo más inocente, donde las pepas eran de membrillo, el paco una colonia, los ácidos Suchard, y el éxtasis… jugar con amigos”.

Comentarios