La Provincia
Miércoles 27 de Enero de 2016

Suoyem: la intervención recibió cuatro balances fuera de término

Son del período 2011-2014, aunque el exinterventor los presentó con mandato vencido

No es la primera vez que el Sindicato Unión de Obreros y Empleados Municipales de Paraná (Suoyem) debe enfrentar una intervención. En el 93  hubo una caducidad de mandato y se generó una acefalía, lo que obligó en ese momento a la Confederación de Obreros y Empleados Municipales (Coema) y al Ministerio de Trabajo de la Nación a proponer como delegado normalizador a Néstor Leiva. La historia parece repetirse en algunos puntos, a partir de la asunción como interventor del sindicato de Juan José Martínez -en abril de 2012-, dado que los actuales delegados normalizadores, Raúl Rivas y Diego Caffarena, argumentan que Martínez nunca cumplió con el objetivo de su intervención: presentar libros de memorias y balances, de asambleas, de inventario, de junta fiscalizadora, de revisión de cuentas y entregar la documentación de bienes, entre otras obligaciones estipuladas por haber aceptado esta carga pública. Como si esto fuera poco, Martínez ejerció esa función habiendo vencido el mandato en agosto, pese a que había sido notificado por escritura pública de Trabajo. Todo este conjunto de irregularidades derivó además en la suspensión del acto eleccionario.

“Los balances los presenta el 19 enero de 2016, es decir hace una semana. El lunes lo fuimos a ver y sigue encaprichado en no entregar las cosas”, explicó Caffarena en una entrevista con UNO. Se trata de los balances de 2011, 2012, 2013 y 2014, aunque para los normalizadores toda esta documentación se entregó fuera de fecha. Según se informó, Martínez además estaría adeudando una memoria descriptiva de todo lo que hizo durante la gestión y toda la documentación que respalde todos los gastos destinados a obras de remodelación en la sede del sindicato, en calle Maipú 567. “No nos consta hasta el día de hoy que exista desmanejo de fondos, lo que estamos solicitando es toda la documentación. Después estimamos poder armar una comisión fiscalizadora de los trabajadores municipales de Paraná, elegidos por ellos mismos para que se haga una revisión de todo ello. Aparte se nombrará a contador”, sostuvo Raúl Rivas.

Conocido todo el proceso y las diferentes anomalías surgidas en estos años, se instrumentará una auditoría para investigar el manejo de fondos dirigida por los trabajadores.  Para constituir la comisión primero se deberá convocar a una reunión de asambleístas, un procedimiento que se replicará en las diferentes comisiones ejecutivas del gremio en Paraná Campaña donde también verificaron la acefalía en la conducción. 

La intransigencia de Martínez

Poco fructífera resultó la reunión entre Juan José Martínez y los normalizadores, quienes le fueron a reclamar la entrega de la documentación  que tiene en su poder. Sucede que el actual director del túnel subfluvial puso como excusa que para entregar todos los papeles “está esperando un llamado de alguien”, contaron los delegados. Si el dirigente elige mantenerse en esa postura, podría ser intimado a través de la Justicia. “La confirmación de nuestros cargos rige desde el 15 de octubre, pero se hizo efectiva recién el viernes”, admitió Rivas.

En consonancia con el dictamen del Ministerio de Trabajo referida a “la ineficacia jurídica” del proceso eleccionario de renovación de autoridades del Suoyem, los delegados expusieron que todo ese proceso estuvo viciado de nulidad, incluida la constitución de una Junta Electoral. “Deja de tener razón de ser y se retrotrae todo al 15 de octubre. Martínez estuvo manejando los fondos durante cuatro meses y no lo podría haber hecho. Debió haber hecho una inmovilización de ese dinero a partir de la notificación”, advirtió Rivas.

Balances y elecciones

Respecto a la presentación de los balances que hiciera el anterior interventor en el Ministerio de Trabajo, los normalizadores consideraron que “fueron realizados fuera de término, es decir que ya estaba rechazado, Martínez lo hace estando la notificación de la ineficacia jurídica”.

Mencionaron que estos balances serán puestos a consideración de una asamblea ordinaria de trabajadores, donde se dará lectura y tratamiento  a cada uno de los puntos correspondientes. Los representantes de Coema entienden que Martínez dispuso de cuatro años para tener todos los papeles en regla y que esperó hasta este mes para cumplir con ese cometido, cuando ya había caducado su mandato. “Esto roza la no transparencia, sabiendo él de la notificación que habíamos hecho el 25 de noviembre”, cuestionó Rivas. Sobre el contenido de los balances acotó: “Son valores anuales que reflejan los gastos mensuales”. Los balances de 2011 y 2012 se presentaron el 11 de enero, y los de 2013 y 2014, y el 16 de enero.

Basándose en todos estos antecedentes, Caffarena opinó que el exinterventor incurrió “en un importante incumplimiento y va a tener consecuencias. Estas no dependen de nosotros sino de la Justicia, porque vamos a hacer las presentaciones ante el Ministerio de Trabajo”.

La presencia de los delegados normalizadores será permanente y periódica en Paraná. Una vez que se pueda sortear esta etapa vinculada a la regularización de la documentación y todo lo que signifique devolverle el orden institucional a la Suoyem, será el tiempo de pensar en una  nueva convocatoria a elecciones. De acuerdo a lo expresado por  ambos dirigentes la intención “es convocar lo más rápido posible a  elecciones”.Otro de los aspectos que evaluaron como preocupante es la situación de la histórica sede del sindicato en calle Maipú: “Tenemos que recuperarla porque está usurpada; se inició un juicio de desalojo pero está parado. Según nos manifestó Martínez se inició una construcción y se robaron todo, esta gente que supuestamente está usurpando el lugar”. 

Reunión con agrupaciones

Representantes de las cuatro agrupaciones que se presentaron a elecciones para conducir el sindicato mantuvieron un encuentro con los delegados normalizadores. 

A la convocatoria concurrieron alrededor de 40 personas interesadas en conocer el devenir del proceso normalizador que tendrá una duración de 180 días.

Si bien la agenda de temas fue amplia y estuvo enfocada en la nueva intervención, la mayoría de los trabajadores insistieron en que se agilice el proceso electoral. “El sábado llamé a cada uno de los supuestos integrantes de listas y los convoqué a una reunión que se hizo el lunes, donde le fue explicado todo este proceso que corresponde legalmente y que se debe hacer en el Suoyem. Lo entendieron y lo aceptaron”, detalló Rivas.

En la oportunidad, los trabajadores nominaron a cuatro representantes que participarán de la comisión de revisión de contratos irregulares que se está sustanciando con miembros del Ejecutivo municipal.
 

Comentarios