La Provincia
Jueves 23 de Abril de 2015

Subieron a las bicicletas y pedalearon 18 meses por América Latina y el Caribe

Diego y Mariano están en Paraná.  Hoy cruzarán por el túnel subfluvial arriba de los rodados. Descansarán en Rincón y el sábado volverán al pago chico: Santa Fe capital.

Los dos amigos, ciclistas y viajeros   estaban ayer en un dúplex de calle Randisi, en la zona este de la capital provincial, preparándose para el cruce  que realizarán hoy a las 10; pedaleando por el túnel subfluvial Raúl Uranga-Carlos Silvestre Begnis después de conseguir un permiso especial.

En realidad, Mariano se encargó de recibir a este cronista y de controlar los perros del reportero gráfico  Mauricio Garín (el anfitrión en la ciudad de Paraná) y Diego preparó el mate que cebó durante toda la entrevista.

Mariano tiene 31 años y Diego uno menos, los dos recorrieron Latinoamérica durante 18 meses en sus bicicletas.

En Colombia y Venezuela tocaron el mar Caribe. Después de recorrer muchas de las ciudades  grandes en la patria de Hugo Chávez y Simón Bolívar, volvieron por el norte de Brasil.  

En realidad bajar por el país más grande de América del Sur les llevó cerca de cinco meses. Cuentan que en el norte brasileño hay “muy buena gente” y que se dieron cuenta de que “con los argentinos tienen un cariño especial”.

Por el medio de Brasil, pedaleando, llegaron hasta Río de Janeiro y desde  ahí se pegaron al Litoral. Desde el Sur, en la tierra de Ronaldinho, siguieron hacia Montevideo y después   decidieron cruzar a Entre Ríos. Así llegaron a Paraná para tomarse el antepenúltimo descanso porque mañana se relajarán en una quinta de Rincón hasta el domingo, cuando ingresen a Santa Fe capital.

Ingreso a Santa Fe

Tienen programado pasar por el Puente Colgante, pedalear hasta la plazoleta Rodolfo Walsh y compartir un almuerzo a la canasta en la comisión vecinal Guadalupe Oeste en donde se montará una barra con precios populares.

Los dos se ilusionan con el reencuentro en donde participarán las familias y los amigos. Mariano cuenta que tiene ganas de volver a ver a  su compañera, que fue muy importante en todo el viaje.

A Diego seguro que se les abrirán muchas puertas en varias facetas de la vida después de la popularidad que tuvieron en la cuenta de Facebook/ ASantaFe18924Km  y  las devoluciones que recibieron por las crónicas y las fotos que fueron subiendo en asantafe18924.blogspot.com.ar. 

Todo organizado para los que se animen a salir

Desde el día en que Mariano llegó a lo de Diego para decirle que renunciaran a sus trabajos, pasó un año y medio hasta que partieron. 

Se fueron reuniendo en forma periódica para idear el viaje. Cuando empezaron a investigar por rutas y alojamientos se dieron cuenta de que existe un montón de información que simplifica el viaje en cuanto a la logística. Después hay que pedalear y mucho. Con subidas y bajadas, en carreteras llenas de camiones o caminos desahuciados.

Ellos siempre disfrutaron de las pequeñas cosas: “Muchas veces disfrutamos de armar la carpa y tomar un mate”, cuentan entre risas recordando que siempre les piden anécdotas.

Escuchándolos da la sensación de que quieren llegar a casa y disfrutar de los suyos. Después que pasen los días empezarán a caer las fichas que fueron guardando mientras recorrían los 19.000 kilómetros que calcularon antes de partir. Toda una vida resumida en un poquito más de un año y medio.     

Sensaciones


* Mariano tiene 31 años y es comunicador social

Hasta antes de largarse a las calles de los distintos pueblos de Latinoamérica, Mariano trabajaba en un laboratorio de  medicamentos para animales como técnico químico. Fue él quien propuso realizar la travesía que lleva 18 meses y mientras investigaba las hojas de ruta y los posibles destinos  entendió: “Cuando te metés en Internet, enseguida te empiezan a aparecer historias de gente que está viajando (en bicicleta) hace años”. Otra de las cosas que aprendió es que “siempre hay tiempo para viajar”, como recomendación para quienes no se animan a largarse.

* Diego tiene 30 años y también es comunicador

Trabajaba en la sección Ovación del Diario UNO de Santa Fe.  Sobre las bicicletas con las que viajaron, describió: “Es fundamental que el cuadro sea bueno para que aguante, tampoco es necesario que sea ‘la bicicleta’. Es ideal que tenga lo más básico y universal  para que sea fácil conseguir los repuestos en cualquier ciudad. Hay que tener en cuenta que viajás durante mucho tiempo por lugares desiertos. Por eso hay que llevar una buena carpa con los utensilios para cocinar, alimentos y agua”.  Ahora planean editar las fotos y escribir las historias en primera persona. 

Comentarios