Pais
Lunes 24 de Agosto de 2015

Su propio amigo está acusado de asesinarlo tras una pelea en el boliche

Moisés Gerardo Cataldo (23) se encuentra imputado por el crimen de Luis Olivera (18), ocurrido a la salida de un boliche en Maipú.

Por Sebastián Salas
salas.sebastian@diariouno.net.ar / @sebasalas_

Salió a bailar con su amigo y este lo terminó asesinado. Esta es la hipótesis que sostienen los investigadores por el homicidio de Luis Olivera, el joven de 18 años ultimado de una puñalada a la salida de un boliche en Maipú hace poco más de una semana.
La causa tiene detenido en la penitenciaría a Moisés Gerardo Cataldo (23), quien fue atrapado pocas horas después del hecho e imputado por homicidio simple, delito que prevé entre 8 y 25 años de prisión.
El camino para lograr su captura fue corto. Luego que encontraron el cuerpo de Olivera en una estación de servicio, los pesquisas se comunicaron con sus padres. Ellos aseguraron que había salido al boliche El Santo, ubicado en Rodeo del Medio, en compañía de Cataldo.
Los sabuesos fueron tras el joven para escuchar su versión pero, según las averiguaciones que realizaron, determinaron que no sólo lo acompañó a bailar esa noche fatal, sino que también se convirtió en su homicida. Incluso secuestraron el cuchillo que habría utilizado en el violento hecho.
Si bien la situación de Cataldo es complicada y hasta incluso hay un testigo presencial que observó el momento de la pelea, los investigadores liderados por la fiscal Susana Muscianisi no han logrado establecer el motivo por el cual se generó la riña. “Estamos buscando testigos para poder determinar el motivo de la diferencia que surgió entre ambos amigos,” manifestaron.
La fiscal ya tiene un adelanto de la necropsia que determinó como causa de muerte una certera herida de arma blanca en la zona abdominal. En los próximos días recibirá los resultados de laboratorio que también determinarán si la víctima fatal había consumido alcohol y estupefacientes.
A la salida del boliche
Luis Olivera perdió la vida en el Hospital Perrupato en la madrugada del domingo 16 de agosto pasado. El joven ingresó gravemente herido tras ser encontrado en una estación de servicio ubicado en Rodeo del Medio, a pocos metros del boliche EL Santo.
La víctima tenía una herida cortante de 10 centímetros  a la altura del ombligo que le dañó órganos vitales.
Tras las primeras averiguaciones, personal de la Unidad Investigativa de Guaymallén (UID) realizó un operativo en el asentamiento Nueva Serú, donde se detuvo a Moisés Gerardo Cataldo (23).

Comentarios