Mundo
Viernes 10 de Junio de 2016

Su padre lo sorprendió con droga, lo descuartizó y lo metió en una valija

El joven de 16 años acusado de matar a su padre, cuyo cuerpo descuartizó con una sierra mecánica y escondió en dos valijas que fueron encontradas en Santa Cruz de Tenerife, confesó que la discusión con su progenitor se inició porque éste le sorprendió con una piedra de hachís y se enfureció.

La Guardia Civil informó que el menor, a quien pusieron a disposición de la Fiscalía de Menores, confesó ser el autor de la muerte de su padre, que, según los primeros análisis forenses, pudo producirse por una serie de golpes con un martillo en la cabeza.

Al parecer el menor, de origen brasileño al igual que su padre, le clavó un cuchillo en el pecho después, cuando ya el hombre se encontraba sin conciencia.

En un comunicado, la Guardia Civil informó que da por esclarecido el caso, que comenzó el pasado martes cuando fueron halladas en la costa de Valleseco dos maletas con restos humanos en su interior.

Una de las valijas fue encontrada flotando por unos buceadores de una empresa contratada por la Autoridad Portuaria para realizar labores de limpieza en un embarcadero del Puerto.

En su interior se halló el tronco de un cadáver al que se le había amputado la cabeza y buena parte del cuello así como la totalidad de las piernas y los brazos, y se constató que estos restos presentaban una herida incisa en el tórax, compatible con la herida provocada con un cuchillo convencional.

Posteriormente submarinistas de la Guardia Civil localizaron en el fondo marino una segunda valija, en la que se encontraba la cabeza y el resto de los miembros que faltaban del cuerpo.

La Guardia Civil señaló que, durante la primera fase de la investigación, un taxista de la capital tinerfeña afirmó que la tarde anterior había llevado a una persona desde el barrio de Salamanca hasta la zona de Valleseco, portando dos maletas de peso considerable.

Durante la carrera, el menor le indicó al taxista que lo trasladara hasta la zona de San Andrés donde decía que lo esperaba su padre. Sin embargo el presunto autor decidió bajarse del taxi al llegar a la zona del dique de Valleseco y allí varias personas vieron cómo cargaba él solo con las maletas y se dirigía hacia el final del dique.

En el momento de la detención del menor como presunto autor de un delito de homicidio, la Guardia Civil lo descubrió intentando deshacerse de diversas pruebas del delito.

Según la Guardia Civil, el menor reconoció que había matado a su padre el domingo 5 de junio y que había cortado el cuerpo en varias partes. Tanto la noche del domingo como a lo largo del lunes se dedicó a retirar de la vivienda enseres manchados de sangre, tales como un colchón, que arrojó al contenedor de la basura, además del cuchillo, martillo y radial usados.

Además declaró haber pintado alguna pared de la vivienda que había sido manchada con sangre y relató que intentó comprar una maleta de mayores dimensiones pero al no haberla encontrado, decidió desmembrar el cuerpo en ocho partes distribuidas en las dos maletas halladas.

El joven quedó alojado en el centro de menores de Valle Tabares. (Fuente: EFE)

Comentarios