Policiales
Sábado 11 de Febrero de 2017

Sospechan que hay más cadáveres en una cantera

Revisarán el campo de la zona sur de Paraná donde en enero hallaron restos óseos humanos.

El martes 10 de enero por la tarde, un lugareño de la zona sur de Paraná caminaba por un campo y observó la presencia de huesos humanos. Llamó a la Policía y poco después confirmaron que se trataba del cadáver de una persona cuya muerte databa de unos 15 años atrás. En seguida comenzaron las especulaciones sobre las personas desaparecidas en aquella época, pero aún no está el resultado de los estudios de ADN solicitados por la Fiscalía. En tanto desde la investigación se ordenó rastrillar todo el campo, con la hipótesis de que podría haber allí más restos óseos. En este sentido, el dueño del lugar que explota la cantera para sacar broza pidió que lo dejen trabajar. Pero durante 90 días no podrá hacerlo, salvo en los espacios que ya hayan sido revisados.
Ayer por la mañana, José Poleti se presentó en la Fiscalía a cargo de Patricia Yedro junto a su abogado Rubén Pagliotto. El hombre es el dueño de las canteras ubicadas en calle Juan Báez al final, cerca de calle Pascual Uva, establecimiento denominado Las Piedras. El acuerdo al que arribaron las partes es que la Justicia trabajará en el lugar durante 90 días, y a medida que se vaya rastrillando el campo se van a ir entregando las áreas revisadas para que se pueda continuar con el trabajo habitual. El dueño está apremiado debido a que necesita retirar la broza que vende a empresas constructoras de caminos, como la que está realizando una obra vial en la ruta provincial N° 11.
En la investigación sospechan que puede haber más cuerpos. Respecto de los desaparecidos, se habla de Elías Gorosito, Héctor Gómez y Martín Basualdo, entre otros.
Ayer se cumplió un mes del hallazgo del cadáver, que estaba enterrado a unos 50 centímetros de profundidad. Se indicó que el mismo pertenece a una persona que falleció hace no más de 20 años.
Aquella tarde se hizo presente en el lugar personal de la comisaría novena, y luego de la División Homicidios, junto a la fiscal Yedro. Luego de precintar el lugar, Criminalística comenzó a desenterrar el esqueleto. En esa oportunidad se informó que se trataría de una persona de una estatura aproximada de 1,80 metros, de acuerdo con las dimensiones del material encontrado. Ahora se está a la espera de los resultados de ADN para cotejar y lograr identificarla.

Comentarios