Ovacion
Martes 24 de Noviembre de 2015

“Somos conscientes que no hemos logrado nada”

Lucas Márquez recordó que, más allá de la gran campaña, Patronato no ha efectivizado el tan anhelado ascenso.

Matías Larraule / Ovación
mlarraule@uno.com.ar


Lucas Márquez formó parte del 11 inicial de Patronato durante gran parte de la temporada 2015 de la Primera B Nacional. Defendió la camiseta Rojinegra número 3 en 35 encuentros de los 43 que lleva disputado el elenco de barrio Villa Sarmiento en el año. En 32 de esas historias estuvo desde el minuto cero. 

En los últimos meses resignó espacio. Comenzó a esperar su oportunidad desde el banco de suplentes. Rafa volvió a escena en el último compromiso que disputó el Santo en la fase regular. Más allá que la atención del equipo estaba en otro desafío, el defensor protagonizó desde adentro una historia especial. Fue uno de los actores el clásico ante Atlético Paraná. Un encuentro que quedará grabado a flor de piel en el hincha que celebró la victoria, que sacó pecho al quedarse con el orgullo de la ciudad. 

Mañana, el defensor de 27 años volverá a actuar en otro capítulo que puede ingresar en la historia dulce de la centenaria entidad de la capital provincial. Márquez Formará parte de la última línea  del equipo que buscará el pase a la final del reducido que brindará el segundo ascenso a Primera División A. 

“Va a ser un partido muy importante por lo que nos estamos jugando. Me tocó estar contra Atlético Paraná donde hicimos un lindo partido. Este va a tener un sabor mucho más lindo aún. Ojalá podamos hacer todo lo que estamos entrenando”, aspiró Márquez, en diálogo con Ovación.

A Rafa se le abre una puerta por la fecha de suspensión que recibió Diego Martínez, quien llegó al límite de amonestaciones en  el partido que abrió la serie que disputa ante La Gloria. “Siempre tenemos que estar al pie del cañón. Tenemos que estar  ciento por ciento para cuando el técnico nos meta en cancha tratar de devolverle la confianza. Tengo la suerte de poder jugar. Tendré que disfrutarlo y entregar lo máximo”, apuntó. 

Lucas transita desde los 11 años los rincones de Patronato. Formó parte de las divisiones formativas. Dio vuelta olímpicas en las juveniles Rojinegro. También saboreó desde adentro el crecimiento que tuvo el equipo que despegó de ese enorme castigo que significó jugar el Argentino B durante varios años. Por eso disfruta al máximo este presente. 

“El presente del club es muy bueno, pero tenemos que ser conscientes que no se ha logrado nada”, aclaró. “Es un partido muy importante y en el caso que nos toque pasar estaremos en la final. Tenemos que pensar en este partido y salir a ganar”, aseveró. 

A su vez, el Rafa indicó que ser un hijo de la institución no eleva su ansiedad. Aunque aclaro que estar desde adentro lo ayuda a dominar el temperamento. “El partido de ida lo viví más tranquilo, quizás porque fue la ida. Capaz que si este juego me hubiera tocado vivirlo de afuera hubiera sido distinto. Cuando uno está en cancha está tranquilo. Obviamente que los nervios te juegan en contra, pero tenemos que estar tranquilos y demostrar todo lo que sabemos hacer”. 

La llave está abierta. En el primer juego Patronato rescató un punto en Alta Córdoba. Se abrazó al empate cuando la historia parecía ser desfavorable. Instituto golpeó en tiempo recuperado. El Rojinegro tuvo tiempo para digerir el mal trago. Inmediatamente alcanzó la paridad.  “Queríamos ganar. Tuvimos chances claras como la del Negrito (Marcos) Quiroga, el cabezazo del Negro (Andrade) y alguna otra situación más, pero después del penal de ellos llegar al empate fue muy importante”, valorizó. 

Instituto es un equipo que pregona una filosofía ofensiva. Lo dejó en evidencias cada vez que enfrentó a Patronato. Esta postura lo llevó a sufrir una dura derrota en su última presentación en el Grella. Los dirigidos por Iván Delfino capitalizaron todas las ofertas de los cordobeses. Liquidaron el pleito en el transcurso de la primera etapa. 

Teniendo en cuenta este cercano antecedente, la Gloria podría presentar mañana una propuesta más equilibrada teniendo en cuenta que, el que pierde, se despide hasta el año próximo. “Seguramente tomarán sus recaudos. De todos modos, Tenemos que estar cien por ciento y preocupados por nuestro juego. Sabemos que ellos atacan con mucha gente, son muy rápidos de mitad de cancha hacia adelante, pero nosotros tenemos jugadores  veloces también y tenemos que tratar de para a sus jugadores para hacer nuestro juego”, recalcó Márquez.

Patronato contará con el respaldo de su hinchada. La presión estará en sus espaldas. Lucas no le esquiva a la responsabilidad. “Somos locales. Tenemos que salir a ganar, pero tranquilos. Sin volvernos locos. Tenemos que partir desde la tranquilidad y obviamente hacer un buen partido”, concluyó.

La práctica

Nuevo ensayo, mismos actores. El entrenador de Patronato, Iván Delfino, envió a escena ayer la formación que utilizó en la práctica del domingo. De esta manera, la presencia de Lucas Márquez en reemplazo de Diego Martínez quedó como única variante, en relación al encuentro que abrió la serie de semifinales del reducido. De esta manera, el Santo alistará a Bértoli; Geminiani, Andrade, Quintana y Márquez; Garrido, Minetti, Marcos Quiroga y Orfano; Comas y Jara. 

Instituto, confirmado

El plantel de Instituto de Córdoba viajó ayer a Paraná, donde mañana jugará a las 21.30 ante Patronato en el encuentro de vuelta por una de las semifinales por el segundo ascenso a Primera División. El DT Héctor Rivoira confirmó la formación del equipo, que será idéntica a la que comenzó en el empate en Alta Córdoba. 

En definitiva, la Gloria formará con Lucas Hoyos; Jonathan Gallardo, Damián Schmidt, Sergio Rodríguez y Leandro Sapetti; Jonatan Bauman, Maximiliano Correa, Emiliano Endrizzi y Christian Bernardi; Pablo Soda y Pablo Magnin. La delegación que partió ayer después del almuerzo a la capital entrerriana se completa con Brian Olivera, Jonathan Hereñu, Facundo Agüero, José Luis García, Ignacio Antonio, Mateo García, Guido Mainero y Gustavo Gotti.

Comentarios