La Provincia
Jueves 28 de Enero de 2016

Solicitaron al municipio que se limite la construcción de edificios

La vecinal Parque Urquiza mantuvo un encuentro con el intendente Varisco. Afirman que hay más de 20 obras para nuevas torres

La vecinal Parque Urquiza mantuvo un encuentro con el intendente Sergio Varisco y los integrantes de la comisión directiva plantearon una serie de inquietudes y preocupaciones. Entre otras medidas, solicitaron que la comuna limite la construcción de nuevos edificios en el barrio.  

De la instancia en la Municipalidad participaron varios integrantes de la vecinal y entre ellos, Jorge Mauro, en su carácter de presidente quien contó a UNO que varias de las propuestas presentadas ya habían sido planteadas tiempo atrás. La más importante fue la de poner fin o limitar la construcción de edificios. “El problema es que en la zona hay una excesiva cantidad de edificios, sobre todo en la zona delimitada por San Martín, Laprida y lo que sería la bajada de Osinalde. Pero además hay nuevos que se construyen como el de Catamarca de 25 pisos. La explosión inmobiliaria ha hecho movilizar a los vecinos”, dijo Mauro.

Contó también que tiempo atrás ya habían presentado al gobierno de Blanca Osuna lo mismo que a la gestión actual. Entonces barajaban la posibilidad de lograr una ordenanza que regule la situación y aún mantienen esa expectativa. 

Además, Mauro destacó que el año pasado realizaron una serie conferencias y paneles con el geólogo Juan Carlos Bertolini sobre el tipo de suelo y las características del terreno donde está asentado el barrio. 

El pedido para limitar la construcción de nuevos edificios en la zona del Parque Urquiza no solo por la molestia de tener durante meses una obra la lado de una casa o los inconvenientes en paredes y techos de las viviendas lindantes como ha sucedidos en numerosas ocasiones. Mauro sostuvo que las cañerías de la zona no están preparadas. “Las cañerías tienen 100 años y no están actualizadas. En Mitre, entre Santiago del Estero y Etchevehere, en la salida del hotel, revientan por la cantidad de edificios que hay y porque esos caños fueron pensados para hace 50 años”. Mauro especificó, además, que en la zona que delimita el barrio, hay no menos de 20 torres en construcción.

Desde mediados del año pasado, vecinos de calle Catamarca comenzaron a pedir por la nulidad de la factibilidad de construcción de una torre de 25 pisos y denunciaron anomalías con presentaciones que hicieron en diferentes reparticiones públicas.

La proliferación de edificios en altura se ha convertido en un problema para varias comunidades vecinales. A diferencia de otras ciudades del país que prohíben sus construcciones en determinados sectores, no existen impedimentos de edificios en el ejido urbano local, solo rige en Mitre una norma impuesta hace 10 años, luego de ya encontrarse colapsada de torres. En este caso particular, la norma abarca solo la vereda norte de esa calle. 

Vale recordar que no hay impedimento desde el Código Urbano: solo hay restricciones de altura, con fórmulas y cálculos según se trata de interior de manzanas, cercanía a la calle y retiro entre otros aspectos.

Así, este pedido de los vecinos del Parque Urquiza tiene su historia y su desarrollo; y cobró fuerza luego de que el año pasado volvieron a plantear la situación.

Calles y reductores

Otra de las propuestas que los vecinos hablaron con el intendente Varisco tienen que ver con un cambio en la circulación de algunas calles donde pidieron que se vuelva a la misma trayectoria que había antes en la zona, sobre todo en Mitre y en aquellas que desembocan en la rotonda de La Danza de la Flecha. “Queremos recuperar el sentido de circulación que tenían antiguamente”, aclaró Mauro.

También solicitaron la colocación de reductores de velocidad para Moreno y Mitre entre otras. “No queremos reductores agresivos, pero el que vive acá se da cuenta de la velocidad con la que se conducen en motos y autos”, agregó. 

Recuperar el Parque Urquiza, como también el anfiteatro fue otro de los planteos realizados a fin de mejorar toda esa zona más pintoresca de la ciudad. Una buena iluminación, sobre todo en Alameda de la Federación, fue puesta sobre la mesa. “Salimos segundos en el presupuesto participativo y para este año van a mejorar las luminarias de Laprida y de Mendoza”, aclaró Mauro quien contó también que pidieron para abril una poda cuidada de algunos ejemplares de árboles que complican algunas cuadras.

Una zona con historia y cultura local

Al principio, antes del añorado Barrio del Tambor, el barrio era solo un conjunto de casas desperdigadas. Por su geografía, un curso de agua crecía los días de lluvia por la traza de la actual Cervantes e imposibilitaba a los vecinos llegar a la iglesia. En 1822 se inició la construcción de un templo que fue terminado en 1825 y que más tarde, con una nueva obra, se levantaría la actual iglesia San Miguel. 

A principios del siglo XIX había un paraje conocido como el El Molino, propiedad de Juan Garrigó. El vecino donó parte de su propiedad para la construcción de una plaza y en 1836,una ley municipal demarcó a la entonces General Echagüe, que luego se llamaría igual que la iglesia, aunque que más tarde sería cambiada por Alvear. En ese entonces se dispuso la apertura de una calle que llevaría el nombre de Alameda de la Federación. 

Así el barrio tiene mucha historia que está entrelazada con el crecimiento y el desarrollo de Paraná. Para la vecinal Parque Urquiza, la cultura es un aspecto importante del trabajo y tienen previsto realizar una serie de proyectos donde se destaca, por ejemplo, dotar a la plaza Alvear de expresiones artísticas y desde ahí por toda Alameda de la Federación para transformar en un pasaje cultural a toda esa zona. 

También quieren reivindicar a los poetas entrerrianos con un monumento, pretenden impulsar un proyecto de gastronomía con sabores entrerrianos y realizar festivales de jazz y de música clásica entre otras propuestas. El año pasado llevaron adelante dos ferias de arte y de antigüedades frente a las iglesias San Miguel y Del Carmen. 

Sus límites

El barrio de la vecinal Parque Urquiza está delimitado por San Martín, Laprida, Catamarca, Tejeiro Martínez, Nux, Osinalde y Laurencena. Es una de las zonas más pintorescas e históricas de la ciudad con monumentos, iglesias, plazas, el Parque y calles conocidas que siempre son una invitación para los propios paranaenses y para el turista que llega a la capital provincial.  



 

Comentarios