La Provincia
Sábado 28 de Mayo de 2016

Solari habló del trabajo municipal con personas que viven en la calle

El funcionario estima que hay 100.000 paranaenses en situación de pobreza. Habló del hombre fallecido el miércoles en la Plaza 1º de Mayo.

La muerte de un hombre que dormía en la Plaza 1º de Mayo durante la madrugada del 25 reavivó el tema sobre las personas que viven en la calle y la atención que les brinda el Estado.
Ayer el secretario General y Derechos Humanos de la Municipalidad de  Paraná, Eduardo Solari, señaló que la persona fallecida no forma parte de los ciudadanos en situación de calle en la capital provincial. “No se trataba de una persona en situación de calle. Según el informe policial eran  dos personas que habitualmente venían a Paraná desde la provincia de Santa Fe y se ganaban la vida tocando la guitarra a la gorra, en la zona céntrica. Esa noche se alcoholizaron, uno de ellos vomitó, se le fue hacia adentro, y a raíz de ello se produjo el deceso, según el médico forense. La otra persona, el amigo, también estaba alcoholizado y ni siquiera se dio cuenta de esta situación. Y se produjo el desenlace”, explicó.
Solari precisó: “Era gente que circunstancialmente estaba en la Plaza, no se trataba de gente que durmiera allí de ninguna manera. No era gente en situación de calle, de ninguna manera; lo que no significa que no haya gente en esta situación en nuestra ciudad”.
Según Solari, durante los últimos “tres o cuatro años ha habido un aumento muy importante de la pobreza, que se manifiesta, entre otras cosas, en gente en situación de calle; que no es quizás la arista más saliente pero es una de las más graves”.
El funcionario señaló que “hay muchos problemas de pobreza en Paraná, entendemos que hay un 30% de pobreza, que es el promedio nacional, lo que nos está indicando que casi 100.000 paranaenses viven en un límite de pobreza que llama la atención, que preocupa mucho, y que es importante reconocerlo para llevar adelante cuestiones que solucionen estos problemas y no esconderlo como se escondió durante los últimos cuatro o cinco años”.
El exdiputado provincial manifestó que el municipio atiende estos casos. “Desde el inicio de gestión, y ya se veía haciendo antes porque la Residencia Teresa de Calcuta existe hace más de un año, atendemos este tipo de situaciones. Generalmente por requerimiento de la Policía, que trabaja muy bien en este tema; a veces por oficios judiciales que nos llegan; a veces por la Defensoría del Pueblo de Paraná, que trabaja en esto desde hace varios años, sin encontrar respuesta”. 
En ese punto el funcionario municipal aclaró: “Intentamos atender cada situación en función de un albergue que tiene entre 20 y 25 camas, ya que a veces ponemos algunas más por las urgencias. Tratamos de hacer una rotación rápida en estos meses de invierno, pero solucionándole primero el problema de la persona que está, porque sino no resolvemos nada. Es decir, antes de darle de alta tratamos de que vaya a vivir a la casa de algún familiar, o de resolverle el tema de una pensión o ingreso para que acceda a una vivienda. Esto se hace permanentemente con personal especializado, que trabaja con un gran sentido de solidaridad”.
“Tratamos de tener alguna cama disponible siempre porque siempre hay demanda”, indicó el funcionario. “Uno de los puntos sensibles es la plaza que está lindera a la terminal de ómnibus (Martín Fierro), con gente que viene del interior a veces con un problema laboral, o familiar, o de alcoholismo, que está desesperada y tratamos de darle respuesta inmediata, especialmente en esta época de invierno, en la que no puede estar mucho tiempo expuesto porque peligra su vida”, remarcó.
También indicó: “Había otro refugio, que depende de Desarrollo Social, que lamentablemente lo encontramos en estado caótico de abandono cuando asumimos y lo estamos reacondicionando. También trabajamos con la Provincia y muchas veces los alojamos en la Escuela Hogar  o en el Túnel Subfluvial”.
Luego aclaró: “Tratamos de dar asistencia inmediata, siempre y cuando si la persona que está en situación de calle accede, porque hay gente que no quiere ser llevada a un albergue. Son situaciones especiales y no podemos obligarlos, gente que les plantean a nuestro personal especializado (asistentes sociales, psicólogos) y a veces por temas de alcoholismo se los atiende en el Hospital de salud Mental, que tiene especialistas en la materia; pero a veces hay gente que no quiere salir de la calle porque pierde su ingreso de cuidaautos, por ejemplo. Es una temática delicada, no es solamente andar recorriendo la ciudad por las noches levantando gente para llevarla a un albergue”, añadió.   

Comentarios